Necesitamos un programa urgente de lucha y movilización contra el paro y los recortes del PP y no pactos de gobierno

     La crisis económica del capitalismo se agrava. El gobierno no hace más que atacar las condiciones de vida de los trabajadores para pagar los intereses usureros de los banqueros que especulan con la deuda pública. Dice el gobierno que hay que pagar lo que se debe y el desastre de los años de Zapatero. Para ello quiere culpabilizar a la población de una crisis que no han creado diciendo que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Pero el problema no es el
déficit presupuestario como dice el PP. Ellos saben que es mentira. Lo que están haciendo es salvarlos beneficios de la gran patronal y de los banqueros.
El llamado déficit presupuestario es la diferencia entre los ingresos y los gastos del Estado. Para el PP el problema de hoy es el resultado  de años donde se ha gastado más de lo que se ha ingresado; en consecuencia, se ha tenido que pedir prestado a los banqueros, a los “mercados”, millones que ahora hay que devolver con intereses. Esta verdad a medias es peor que una mentira. Porque lo que no dicen es que todo lo que se produce en nuestra sociedad es el resultado de la actividad, la inteligencia y el sudor de todos los trabajadores. Y, sin embargo, más de la mitad de lo producido – del PIB- es robado por los beneficios de la patronal que lo utiliza para especular en el sistema financiero y para prestarnos dinero a intereses usureros y ganar más a costa del trabajo. Por ello los recortes salariales, sociales, en Educación y Sanidad son dinero que va a los bolsillos de los mismos patrones y banqueros que se llevan los beneficios del trabajo. Además es dinero publico, dinero que los trabajadores aportamos a través de los impuestos directos e indirectos.
Hay que contestarles a todos los capitalistas y sus voceros que esa deuda que dicen que hay que pagar no es nuestra, del pueblo trabajador, que la paguen ellos. A nosotros los que trabajamos o estamos en desempleo, lo que nos preocupa es nuestras condiciones de vida y el futuro de nuestros hijos y por ello debemos rechazar cualquier ataque a nuestra situación.
Cuando dicen que no hay dinero es mentira. Todos sabemos donde están las cuevas de Alí Baba. El dinero no desaparece, cambia de manos y sabemos que son los grandes capitalistas y banqueros quienes lo tienen. Estas grandes fortunas en manos de la oligarquía financiera y de la gran patronal deben servir a la sociedad y sus necesidades y no a sus lujos y derroches especulativos. Para obligar a que estas fortunas vuelvan a la sociedad es urgente un programa de lucha que no ate de pies y manos a los trabajadores confiando en los parlamentos. Este programa de urgencia necesita medidas fundamentales para frenar el deterioro social y los ataques del PP: el reparto del trabajo sin bajar los salarios, la prohibición de los despidos y la investigación de las cuentas de las empresas que despiden y del sistema financiero, la creación de empleo público retirando las subvenciones e incentivos a la patronal, y la expropiación del sistema financiero creando un banco público y único con el control de los trabajadores serían la única salida a esta situación.
Pero estas medidas serían papel mojado si no organizamos un programa de lucha y de movilizaciones para imponerlas. Es nuestro pan de mañana. Lo demás no será más que pan para hoy y hambre para mañana.