Movilizaciones y huelgas en un Perú en crisis política


El 25 de julio se desarrolló en todo el Perú movilizaciones convocadas por diversas organizaciones sindicales y populares, en contra de la situación política y social en la cual vive el país. Coincidiendo con las fiestas nacionales que conmemoran la independencia, miles de personas secundaron la huelga general, los cortes de carreteras y las manifestaciones que tuvieron lugar ese día.
Además de la situación social general, el conflicto provocado por el proyecto minero de Tía María en el valle del Tambo en Arequipa, en el sur peruano, agrava la situación. Este proyecto minero es rechazado por los agricultores de la zona porque supone la destrucción del medio ambiente y la contaminación de la zona, una zona agrícola de la que vive la región. Este conflicto ha supuesto desde el 2011 la muerte de 7 personas a manos de las fuerzas del orden.

Por si fuera poco, Perú vive en una crisis política provocada, entre otras causas, por una corrupción política generalizada. Alberto Fujimori, Alan García (suicidado), Ollanta Humala, Alejandro Toledo, últimos presidentes de la nación y decenas de políticos se encuentran con causas abiertas o en prisión, sino en fuga como Fujimori. Todos estos políticos están ligados a los grandes grupos empresariales y en sus distintas variantes a la derecha. En esta situación de corrupción política generalizada el actual presidente Martín Vizcarra ha convocado elecciones para 2020 y una reforma constitucional con referéndum incluido. Con ello el presidente quiere “dignificar” la vida política dando al Perú un nuevo régimen. Sin embargo, Vizcarra no puede ocultar su ligazón con los capitalistas peruanos como denuncia la CGTP, una de las fuerzas sindicales organizadoras de la movilización. Naturalmente la corrupción política es causada por las relaciones capitalistas que pudren las relaciones económicas buscando el máximo beneficio y prueba de ello es el proyecto minero de Tía María.

La Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) una de las organizaciones convocantes expresaba así sus reivindicaciones:

 

  • Suspensión inmediata de la licencia de construcción para Southern en Tía María
  • Derogatoria de los dispositivos anti-laborales contenidos en el D.S. 345-2018-EF
  • Solución integral a las justas demandas de los gremios agrarios
  • Plena vigencia de la libertad de organización y el derecho a la negociación colectiva en el sector público
  • Cese de los procesos a los líderes comunales, sociales y sindicales perseguidos
  • Políticas efectivas de protección a las mujeres frente a la violencia. Implementación de los planes de igualdad de oportunidades. Paridad y alternancia en todas las instancias de gobierno del país
  • Reformulación del presupuesto público en función de reactivar la economía con diversidad
  • Reforma tributaria: que paguen más los que más ganan
  • Apoyo a la lucha anti-corrupción, Sanción a todos los involucrados en los procesos en curso

 

En esta situación le damos voz a miembros de organizaciones convocantes del paro y movilizaciones expresaron en Cusco sus razones para las movilizaciones.