Marchas de la dignidad: 27 de mayo, volvemos a Madrid

En 2014, tras un incansable trabajo militante construido pueblo a pueblo, ciudad a ciudad, se celebraron en Madrid las primeras Marchas de la Dignidad. Dos millones de personas se manifestaban en Madrid bajo el lema común de pan trabajo y techo, uniéndose así las luchas dispersas de los distintos colectivos sociales y laborales.
Por fin la clase obrera salía a la calle como tal, unida y mostrando sus propios intereses de clase. Ese, creemos que es uno de los grandes valores de esta movilización de las Marchas de la Dignidad: el poder mostrarnos tal como somos, sin tener que escondernos o diluirnos en ningún movimiento interclasista o directamente desclasado.
Con una posición claramente de izquierdas y pretendiendo la unidad y la extensión de las luchas, las Marchas de la Dignidad, a pesar de todos los “palitos en la rueda” que se les ha ido poniendo a lo largo de estos años, han seguido manteniéndose, reorganizándose y tras el “parón” electoral que muchos y muchas han podido comprobar que es “humo”, vuelven este 27 de Mayo a Madrid.
Volvemos a Madrid porque la situación económica, social y laboral, a pesar de todos los bulos de los gobiernos, sus medios de comunicación (desinformación) y de quienes manejan los hilos realmente, para la clase trabajadora no ha cambiado.
Se continúa con una situación cada vez más precarizada, la explotación está llegando a límites que no debemos seguir permitiendo, el paro no remite y si lo hace es a costa de unos contratos infames que no te dan para subsistir, continúan los desahucios, las pensiones con subidas raquíticas y amenazas veladas de que en un futuro no muy lejano, ni existirán; continúan los recortes en educación, sanidad, dependencia, etc., etc.
Y mientras tanto, los beneficios de los grandes capitalistas, bancos y empresarios, no se resienten, al contrario, suben y suben y no tienen ningún pudor en mostrárnoslos públicamente.
Ante esto, hay que volver a dar un golpe en la mesa y volver a unirnos, organizarnos y mostrarnos como un todo que no está dispuesto a seguir consintiendo  esta situación.
Es por ello por lo que el 27 de Mayo de este 2017 puede volver a ser un día en el que el poder de la clase trabajadora se muestre marchando  en Madrid, viniendo desde todos los puntos del Estado español y construyendo ese poder popular que tanto nos hace falta, porque si no lo hacemos nosotros, nadie lo hará.