Los trabajadores de Panrico en lucha

El 13 de Octubre, los trabajadores de Panrico han comenzado una huelga contra el anuncio de 1.914 despidos y el impago del último salario. Estos despidos suponen un nuevo golpe dentro de la sucesión de reestructuraciones habidas en la empresa y donde los trabajadores solamente han servido para aumentar el capital de una serie de grupos capitalistas.

1962 es la fecha dónde vemos nacer la empresa Panrico como tal, con ganancias crecientes. Este éxito empresarial, desde un punto de vista capitalista, resulta de un pacto de la familia Costafreda, el fundador, con la familia de los Marqueses de San Nicolás de Nora, la familia Rivera, y de un acuerdo con industriales americanos para producir los famosos Donuts. Se compran marcas, empresas, fabricas en el mundo entero, y el grupo Panrico se vuelve “líder”. En los años 2000, la empresa obtiene cientos de millones de beneficios, tiene fábricas en España, Portugal, Grecia, China, etc. Entonces, el negocio y sus posibles ganancias atraen a otros tiburones del mundo capitalista: grupos bancarios y fondos financieros. Los beneficios crecen un 57% en 2004, y el año siguiente la familia Costafreda vende la mayor parte de sus acciones a un fondo llamado Apax Partners, que controla billones (sí, millones de millones) de dólares en el mundo. En 2009, este fondo deja Panrico cubierto de deuda. Los miles de trabajadores de Panrico en España y en Portugal caen en manos de la banca acreedora y a partir de 2010 son vendidos otra vez a Oaktree, otro fondo de inversión.
Este fondo a su vez hizo todo lo posible para sacar ganancias de la explotación de los asalariados de Panrico. En 2012, impuso una bajada del 25% de los salarios. Como chantaje para imponer la bajada de salarios, amenazó con cerrar la fabrica de Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona). Frente a los ataques de la patronal, el gobierno Catalán apoyó al grupo capitalista internacional Oaktree.
Conceder algo a la patronal es siempre contraproducente: ¡implica que mañana pedirán más sacrificios! Ahora este grupo está despidiendo a la mitad de la plantilla en España y quiere bajar otra vez los salarios. Ellos lo saben por propia experiencia: la patronal siempre quiere más. Frente a los planes de la patronal, los trabajadores de Panrico tienen razón de responder con sus huelgas y sus manifestaciones: ¡no tienen otra salida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.