Los trabajadores de Delphi cumplen siete meses de encierro en Cádiz por sus derechos. ¡Que viva la lucha de la clase obrera!

Trabajadores de la multinacional Delphi – una de las grandes empresas de componentes del automóvil-, llevan en lucha desde 2007 cuando la dirección tomó la decisión de cerrar la empresa. En un principio la Junta de Andalucía, la empresa y los sindicatos llegaron a un acuerdo que se plasmó en un protocolo. En este acuerdo la empresa se iba de rositas, después de recibir millones en subvenciones, pero para los trabajadores se recogía la prejubilación de los de más edad y para los demás, unos 600 de un total de 1300, se prometían cursos de reciclaje y el compromiso de recolocación. Los cursos ya sabemos para qué han servido algunos de ellos, para el robo de dinero público.

Después de 7 años la Junta y los partidos que la gobiernan, PSOE e IU, han abandonado el cumplimiento de los acuerdos. De la noche a la mañana, trabajadores con una preparación y cualificación en la industria del automóvil se han encontrado en el paro y en trance de agotar todas sus prestaciones: es la consecuencia del capitalismo explotador. Los trabajadores de Delphi crearon una asociación y junto a los sindicatos USO y UGT tienen denunciada a la Junta de Andalucía por inactividad y agravio comparativo en base al protocolo firmado.

Más de doscientos días encerrados en el edificio de los sindicatos en Cádiz, repleta su fachada de pancartas y carteles que señalan a la Junta de Andalucía, a CC.OO y UGT, al PSOE y a IU, como responsables de su situación. Pancartas y carteles que no sólo piden trabajo para ellos, sino también para la Bahía de Cádiz que cuenta con uno de los mayores índices de paro del país.

Han realizado todo tipo de acciones complementarias al encierro para que no sea olvidado su caso, para defender sus derechos y exigir el cumplimiento de los compromisos adquiridos. Desde concentraciones y manifestaciones, al boicot de actos propagandísticos de políticos de la Junta o el Ayuntamiento, o actos electorales del PSOE e IU, incluso hasta reventar actos de CC.OO y UGT. Han sido constantemente reprimidos e insultados por exigir condiciones de trabajo dignas, las mismas que tenían y denunciar que la empresa bien que se ha lucrado con su trabajo. Resueltos a continuar combatiendo hasta lograr sus objetivos, muestran el camino de lucha y de rebeldía ante la injusticia.

Los ex trabajadores de Delphi encerrados constituyen un ejemplo a seguir, de dignidad y de perseverancia. De valor y de determinación. Con su lucha demuestran que la clase obrera no se somete a la patronal y sus gobiernos. Para que esta lucha tenga éxito es necesario que la clase trabajadora se movilice y muestre su solidaridad.

Los compañeros que están encerrados están recogiendo ayuda económica y alimentaria (para ayudarlos hay varias maneras: visita su página web). Desde Voz Obrera hacemos una llamada a la solidaridad en apoyo de estos trabajadores que no se doblegan. Los trabajadores, la clase trabajadora, es la que mantiene la sociedad con su trabajo, la unidad de los trabajadores es la garantía de nuestra supervivencia ante el capitalismo y sus gobiernos.