Los trabajadores de Amazon continúan su lucha

Tras las jornadas de huelga de marzo, realizadas por los trabajadores de la planta de Amazon en Alcalá de Henares, la empresa tomó represalias. Se produjeron despidos de trabajadores y acto seguido se implantó de forma unilateral el convenio regional del sector Logística, convenio que empeora las condiciones laborales de la plantilla en todos los aspectos.
En el día a día en la planta se suceden las extenuantes jornadas de trabajo bajo una presión constante. Las tareas repetitivas, sobresfuerzos, cansancio, estrés, etc. dan lugar a lesiones, depresión y frecuentes bajas.  Estas ya de por sí penosas condiciones, la empresa se ha obstinado en empeorarlas, mediante la imposición de este convenio, con sueldos más precarios, menos descansos, bajas más cortas y peor remuneradas, entre otros.
El pasado domingo, 6 de mayo y día de la madre, los trabajadores hicieron un paro a fin de hacer notar a la empresa que siguen siendo ellos, los que sacan los envíos adelante y los peor tratados.
Mientras se sigue avanzando lentamente en un paro a nivel europeo, en la que las distintas centrales tienen que estar unidas si se quiere una huelga exitosa que haga retroceder a la empresa. Los trabajadores cooperamos a nivel internacional para el patrón, saquemos provecho de nuestra posición, pues si todos nos unimos y paramos seremos más fuertes, no debemos ceder un ápice en nuestras exigencias, pues la unión hace la fuerza. Lo contrario nos divide, la empresa lo ha usado en nuestra contra muchas veces.
El pasado viernes 18 de mayo, los trabajadores organizaron una manifestación desde el almacén hasta el Ayuntamiento, coincidiendo con un paro de tres horas. Según el sindicato CCOO, se ha previsto realizar huelgas de “días”, si la empresa sigue ignorando las reclamaciones.
El próximo día 1 de junio, tras la cita con la empresa y si no se llega a un acuerdo satisfactorio para las partes, darán comienzo paros parciales previos a los paros por “días”. Uno de esos días es el llamado Prime Day, el 1 de julio, es un día en que suelen aumentar las ventas, pues Amazon ofrece ofertas excepcionales y aplica grandes descuentos a sus clientes. No obstante los paros pueden ser de varios días, alrededor del mencionado Prime Day.
Desde el sindicato CCOO se han presentado dos actos de conciliación para intentar alcanzar un acuerdo con la directiva de la empresa. Sin embargo, según el delegado del sindicato, Amazon exige que se retiren las demandas, como condición previa a retomar las conversaciones por el cambio de convenio. También ha dejado claro que no ofrece “ningún tipo de garantías” de llegar luego a un acuerdo.
Esta es la egoísta postura de la empresa; ha tendido la trampa pues si se retiran las demandas, no podrían volver a ponerse y si no se alcanza una solución en las negociaciones, los trabajadores perderían la poca ventaja que les asiste.
De todas formas, la lucha se desarrolla en el bando de los trabajadores, pues las demandas, con las leyes y la justicia tendentes a ceder del lado de las empresas, no se puede esperar gran cosa.
Lograr una huelga a nivel europeo debe ser uno de los objetivos. Conseguir implicar en esta lucha al resto de los trabajadores oprimidos en otras empresas daría, además una ventaja considerable a la clase trabajadora. Podría poner a las empresas y sus patronos en sus manos, obligando a ceder en sus exigencias.
La clase trabajadora tiene a su favor que son ellos los que producen todo; podría conseguir lo que quisiera por la fuerza de su número.

Comments are closed.