Liberarnos del virus capitalista

Traducido de la revista “ The Spark” de Estados Unidos
Las protestas estallaron en diez estados, el 16 de abril, supuestamente de forma espontánea, pidiendo el fin de las órdenes de quedarse en casa. Trump los recibió con una tormenta de Tweets: “LIBEREN A MICHIGAN”, “LIBEREN A VIRGINIA”, “LIBEREN A WISCONSIN”.
Las manifestaciones fueron difícilmente espontáneas, pagadas y organizadas como lo fueron por la derecha del Partido Republicano, incluyendo multi-billonarios como la familia DeVos de Michigan.
Pero ciertamente fueron dirigidas a la gente trabajadora, los que nos quedamos en casa, sin trabajo -en la mayoría de los casos, sin ingresos. Veintidós millones de nosotros habíamos luchado durante horas, incluso días para llegar a las computadoras de desempleo del estado sólo para registrarnos. ¿Cuántos millones más no pudieron conectarse? Casi la mitad de nosotros no tenía 400 dólares reservados para hacer frente a una emergencia repentina, antes de que esta gran emergencia llegara de repente.
Sí, nos sentíamos un poco locos, los aproximadamente cien millones de personas que tenemos niños en casa sin escuela, aislados de los maestros y de todas las instalaciones que las escuelas ofrecen, incluyendo el desayuno y el almuerzo. Los cien millones de nosotros o más que registramos a fondo las tiendas para encontrar algo tan básico como papel higiénico, sin mencionar el desinfectante de manos, alcohol del 70% y lejía.
Trump, enfrentándose a elecciones, intentaba desviar la atención de su parte en la enorme responsabilidad criminal de este desastre de salud pública. No se hizo nada para preparar la propagación del virus, incluso después de que los científicos y médicos advirtieran que atacaría con consecuencias catastróficas. En lugar de dirigir los recursos para prepararse, Trump fingió que no había ningún problema, un mes, dos meses, incluso hasta el tercer mes antes de admitir nada. Luego afirmó que su administración estaba al tanto, que tendría 27 millones de pruebas para finales de marzo. De hecho, a partir del 15 de abril, sólo se pudieron realizar 3,5 millones. Se necesitan muchos más de 27 millones, pero el gobierno federal, al que se le ha dado la responsabilidad de almacenar tales suministros, todavía no los tiene.
Así que sí, Trump ha demostrado ser responsable de la catástrofe. Él es la razón por la que la salud pública no puede hacer nada ahora para proteger a la gente, excepto cerrar todo.
Pero Trump no es el único responsable. Las administraciones democrátas también recortan el gasto en salud pública. Trump tampoco es el único que se sirve a sí mismo con estas protestas. Escondidos detrás del llamado de Trump a “abrir”, están los grandes industriales, las grandes finanzas, los grandes banqueros, los mega-grupos del sector inmobiliario, todos los cuales han estado rodando en un flujo de dinero proveniente del gobierno. De repente, su glorioso flujo de dinero estaba siendo cortado. Así como su oportunidad de obtener un beneficio de nuestro trabajo.
Ellos son los que están listos para poner en peligro nuestra salud, nuestras vidas, para que su flujo de dinero pueda reanudarse. Ayer se beneficiaron del dinero público que debería haber ido a la salud pública. Hoy, quieren enviarnos de vuelta al trabajo, sabiendo que aún no hay preparativos para hacerlo de forma segura.
Los científicos de la salud pública dejaron claro lo que es necesario para que el cierre general pueda ser relajado:

1) Al menos dos semanas en las que el número real de nuevos casos disminuya constantemente.
2) Suficientes pruebas para saber cuál es el número real y quién está realmente infectado.
3) Suficiente gente entrenada en salud pública para encontrar todos los contactos de las personas cuyas pruebas muestran que tienen el virus.
4) Suficientes instalaciones para que la gente con el virus pueda estar en cuarentena de forma segura, para que no lo propaguen a sus familias, vecinos cercanos y compañeros de trabajo, que es como se propaga hoy en día.
5) Suficientes instalaciones hospitalarias para tratar a todos los afectados por el virus.
6) Suficiente equipo de protección para que todos los que trabajan, no sólo en los trabajos más expuestos, sino en todos los trabajos que puedan abrirse, tengan alguna seguridad de volver a casa cada día sin estar infectados.

Ninguno de esos seis requisitos se ha cumplido hoy. Ninguno está cerca de cumplirse.

Por eso hoy se organizan manifestaciones para tratar de convencernos, a pesar de todo lo que dice la ciencia médica, de que queremos volver al trabajo.
No, lo que los trabajadores quieren es, en primer lugar, que se les garantice un ingreso regular y decente, sin importar lo que esté sucediendo, ya sea en el trabajo o no. Lo que queremos, cuando volvemos al trabajo son condiciones seguras e higiénicas. Lo que queremos, los que somos esenciales, es trabajar ahora mismo en condiciones sanitarias.
Lo que necesitamos es LIBERARNOS de esta sociedad capitalista que empuja a la ganancia privada a expensas de todo lo demás.

Etiquetas: