La manifestación de la derecha en Madrid: No es oro…

La “gran manifestación” que se convocaba este pasado domingo en Madrid, por parte de PP y Ciudadanos, con Vox, se ha quedado en “manifestación”. Ha sido grande –la cifran en 45.000 personas- pero nada lo que esperaban con el “subidón” tras las elecciones andaluzas. Por poner un ejemplo, la manifestación ha sido la mitad de lo que congregaba no hace mucho tiempo el 15M o como señalan algunos medio, una participación lejana a aquellas que hizo la derecha contra Zapatero que congregaban a 240.000 personas.

En la manifestación se clamaba por la unidad de España y por la convocatoria de elecciones generales, mediando alguna que otra bandera del “pollo”.

Sin embargo ni los gritos patrióticos ni el carro de Manolo Escobar nos tienen que distraer de los verdaderos problemas por los que atraviesa el país y que es fruto de una crisis del capitalismo que comenzó en 2008 y de la cual aún no se ve salida. Mientras ondeamos la bandera y nos agarramos a la ilusión de que otro gobierno gestionaría mejor la crisis, pasa a un segundo plano el paro que no cesa (este enero el mayor desempleo desde hace cinco años), las condiciones laborales que menguan por días, las privatizaciones de servicios públicos que dejan deteriorar, los sueldos que apenas llegan a fin de mes…. Pasa de lado el hecho, crucial para los trabajadores, de los despidos que se anuncian: casi 7000 puestos de trabajo en juego por parte de empresas como Vodafone, Día, Caixabank…

Y es contra estos despidos contra los que los trabajadores tenemos que ondear nuestra propia bandera, y plantarles cara exigiendo el reparto del trabajo sin bajar los salarios y que para ello se meta la mano en los bolsillos de los que se apropian durante años y años, sin límites, de los beneficios generados por todos los trabajadores. Ahora, en tiempos de vacas flacas, ¡hay que quitarles la cartera!