La crisis de la economía capitalista

Documento aprobado en el congreso de Lutte Ouvriere

  1. Cuanto más larga y profunda es la crisis del capitalismo, más se entrelazan sus aspectos económicos y políticos y no sólo a través de sus relaciones fundamentales, sino también sus sacudidas

La guerra económica entre las grandes potencias es la base de las relaciones internacionales, desde los enfrentamientos diplomáticos, a su continuación en las intervenciones militares. Al mismo tiempo, las tensiones en las relaciones internacionales, y las anticipaciones que hacen los mercados financieros, se están convirtiendo en elementos importantes de la crisis económica. El más mínimo incidente en el estrecho de Ormuz o un tweet de Trump que amenace a China con una nueva medida proteccionista puede hacer que los precios de las acciones suban o bajen y afectar a los flujos de capital e inversiones internacionales.

El mundo capitalista está en una carrera caótica hacia el abismo que la gran burguesía, sus voceros económicos y sus representantes políticos son incapaces de controlar. Los pronósticos que se pueden adivinar a partir de las declaraciones de las organizaciones económicas y prospectivas internacionales están marcados por un profundo pesimismo sobre el futuro.

  1. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), una de estas organizaciones, predice que la economía mundial volverá a su peor funcionamiento desde 2008 (el año de la crisis financiera). Su economista jefe habla de una “desaceleración estructural” que la identifica a un conjunto de causas, la multiplicación de las medidas proteccionistas, la confrontación comercial entre China y Estados Unidos, Brexit, la renovada tensión entre Japón y Corea del Sur, las tensiones en el mercado del petróleo y el aumento de la deuda de riesgo de las

Todo esto lleva a que “las tensiones proteccionistas se instalen en el tiempo” y a que el comercio se ralentice a un nivel “excepcionalmente bajo”, señala.

Causa y consecuencia de esta “desaceleración estructural”: las inversiones siguen a la baja. Y la OCDE busca la solución al siguiente “enigma”: las empresas capitalistas han dejado de invertir, y sin embargo siguen estando más endeudadas que nunca.

  1. ¡Sin embargo el enigma es transparente! Las empresas se aprovechan del crédito casi gratuito que, produce la máquina de hacer dinero de los bancos centrales, para obtener préstamos, de ahí su endeudamiento. Pero el dinero prestado, incluso a precios muy bajos, no les anima a invertir en la producción. La industria manufacturera retrocede. La deuda de las empresas alimenta las operaciones

La política monetaria de los bancos centrales de los países imperialistas, llevada a cabo en nombre de “reactivar el crecimiento” o “apoyar la economía”, beneficia principalmente a la esfera financiera y alimenta la especulación.

  1. La declaración del economista jefe de la OCDE expresa una impotencia aterrorizada: “Las perspectivas de crecimiento se han colapsado con la inversión y el comercio”. Y explicar que: “Cuando las empresas no saben lo que les deparará el mañana, ejercen su “opción de esperar”: como una inversión es un compromiso a largo plazo, esperan a que se estabilice la guerra comercial latente antes de saber dónde invertir. Pero cuando la incertidumbre temporal se repite y arraiga, se trata de una masa de inversión que no se realiza y que afecta no sólo a la demanda actual, sino también a las capacidades de crecimiento y a los puestos de trabajo del mañana”.
  2. Las restricciones comerciales entre Estados Unidos y China son la ilustración más dramática del aumento del proteccionismo. Pero no son las únicas formas de proteccionismo, ya que sus causas son muy diversas. Es un verdadero partido de pin-pon entre Estados Unidos y China: el aumento de los derechos de aduana decretados por Estados Unidos contra los productos procedentes de China ha dado lugar a medidas recíprocas por parte de China, lo que ha dado lugar a una nueva respuesta por parte de Estados Unidos….

Las sucesivas medidas anunciadas por ambas partes tienen tanto de farol como de realidad. La postura belicosa es parte del mercadeo. Las economías estadounidense y china son en gran medida interdependientes, ya que muchas empresas estadounidenses operan a través de la subcontratación en China, y la penetración del capital estadounidense en China es significativa.

Las grandes empresas estadounidenses, que tienen subcontratistas chinos, no están dispuestas a dispararse en el pie. El peso de una multinacional como Apple en el gobierno estadounidense es tal que no ha tenido dificultades para obtener una “exención de aranceles de aduana” para los diez componentes fabricados bajo contrato en China, que entran en su ordenador Mac Pro de alta gama.

  1. La guerra comercial entre los Estados Unidos y la Unión Europea se caracteriza por una contradicción similar entre las presiones proteccionistas y las imbricaciones de sus respectivas economías. El Boeing estadounidense y el Airbus europeo llevan catorce años luchando entre sí con el apoyo de sus respectivos

La Organización Mundial del Comercio (OMC) acaba de autorizar a Washington a aumentar los aranceles a los aviones de Airbus. Pero, ¿cómo podemos aumentar los aranceles a Airbus -que podría duplicar el precio del avión pues golpearía a las principales compañías aéreas estadounidenses, como American Airlines o Delta?

¿Cómo podemos aumentarlos cuando un gran número de Estados norteamericanos acogen actividades de Airbus, a las que se suman muchos subcontratistas?

¿Y cómo podría la Unión Europea, en respuesta, gravar aranceles a Boeing por las mismas razones que la subcontratación de la aeronáutica europea fabrica piezas del avión estadounidense y la compra aviones Boeing para las principales compañías aéreas europeas?

Por el momento, los sectores que probablemente serán las víctimas colaterales de esta batalla de mastodontes son, en particular, el vino y el queso franceses, el aceite de oliva español y el queso parmesano italiano.

  1. Pero el proteccionismo no se limita a las formas más básicas, como los aranceles aduaneros y los contingentes de importación. Puede adoptar formas infinitamente más sutiles, como demuestra el ejemplo de la Unión

El mercado único y, sobre todo, la unión monetaria para la zona euro tenían por objeto fomentar el comercio entre los distintos países europeos que forman parte del mismo. Sin embargo, las exportaciones de cada Estado miembro de la UE a los demás Estados miembros están estancadas o incluso tienden a disminuir.

“Un fenómeno sorprendente”, dice el economista Patrick Artus, “que resulta de la inexistencia de un verdadero mercado único, cada país de la Unión Europea ha querido mantener sus empresas nacionales en muchos sectores”. Por no hablar de los diferentes sistemas tributarios y legislaciones sociales, cuando no son manipulados por los gobiernos para que cada estado promueva la competitividad de sus propios capitalistas.

La competencia entre empresas capitalistas, como la competencia entre Estados capitalistas, es una guerra de todos contra todos, donde el aliado no deja de ser un rival, y por lo tanto un adversario.

  1. Otro aspecto de la competencia entre las potencias imperialistas, en el que las razones políticas están estrechamente ligadas a razones económicas, es el embargo a Irán por parte de los Estados Unidos y el hecho de que este boicot es impuesto por los norteamericanos a sus aliados y, sin embargo, competidores en Al boicotear a Irán, Estados Unidos impide que sus potenciales competidores se aprovechen de él ocupando el lugar que dejaron vacante las empresas estadounidenses.

Desde Total hasta Peugeot, pasando por Airbus o Engie, incluso las empresas capitalistas más poderosas de Europa se ven obligadas a obedecer a las órdenes norteamericanas, bajo pena de perder pedidos, de que se les niegue el acceso al mercado estadounidense y, sobre todo, el acceso a los recursos financieros en manos de los inversores y banqueros estadounidenses. La consecuencia para Irán: el volumen de petróleo que consigue exportar al mercado mundial se ha dividido por diez.

La economía del país está estrangulada por el embargo impuesto con la complicidad, voluntaria o no, de todas las potencias imperialistas. Y la mayoría de su población se ve empujada a la miseria.

  1. Otro aspecto de la desaceleración del comercio mundial son los cambios en las propias condiciones de competencia. Durante un cuarto de siglo, entre la década de 1980 y la crisis financiera de 2008, el comercio mundial creció mucho más rápido que el Producto Interior Bruto mundial (el doble de rápido entre 1990 y 2008, según Les Echos). Una de las principales razones fue la tendencia de las empresas multinacionales a fragmentar su producción. Las diferentes fases de producción de un mismo producto (automóvil, lavadora, televisión, smartphone, ..) se distribuyen entre varios países para aprovechar la situación local más favorable en términos de costes laborales, inmobiliarios, proximidad de materias primas, legislación social, fiscalidad, incentivos financieros de los Estados, etc.

Los avances en las comunicaciones, como los menores costos de transporte, han hecho más rentable lo que los economistas llaman “segmentación de la cadena de valor”. Una parte significativa del comercio entre países consistía en el movimiento de productos semiacabados dentro de las propias grandes empresas o entre estas grandes empresas y sus subcontratas. Este fue el momento del desarrollo de China como taller de subcontratación para el mundo y del fortalecimiento de la integración de los países de Europa del Este (antiguas democracias populares) en el proceso de producción de las grandes empresas alemanas, francesas o japonesas, especialmente en la industria automotriz.

Además de la poderosa lógica de la división internacional del trabajo, existe el deseo de maximizar los beneficios en función de las oportunidades de cada período.

  1. Sin embargo, estas oportunidades son variables por naturaleza. El bajo coste de la mano de obra en China, por ejemplo, tan rentable durante un tiempo, ha aumentado finalmente, aunque sólo sea en relación con otros países con conocimientos técnicos comparables. Una fracción del capital invertido en China ha emigrado a Vietnam.

La importante diferencia salarial entre cualificaciones iguales, que sigue siendo real entre la parte occidental e imperialista de Europa y los países de Europa del Este, y ha llevado a Peugeot, Volkswagen, BMW o Toyota y Nissan a deslocalizar parte de su producción a estos países, por encima de la capacidad de absorción de esos mercados. Pero esta diferencia salarial tiende a estrecharse. Y, sobre todo, a pesar de la reducción de los costes de transporte favorable al beneficio capitalista, el beneficio adicional así obtenido puede disminuir por una desestabilización del régimen en el poder, por la amenaza política o militar que pesa sobre las vías de comunicación.

  1. Por un lado, la ralentización de la tasa de crecimiento del comercio mundial desde la crisis financiera de 2008 se debe, en términos generales, a que la inversión en producción en los llamados países emergentes -es decir, con una mano de obra cualificada a muy bajo coste está perdiendo

Algunos economistas burgueses se preguntan seriamente: ¿no se mueve la evolución en la dirección de una “desglobalización”, con tendencia a que las grandes empresas estén más cerca del consumidor final?

Si la globalización es irreversible, en el sentido de integrar cada vez más las economías nacionales en una única economía mundial, obviamente lleva el sello de la búsqueda de ganancias a muy corto plazo, característica del capitalismo cada vez más financiarizado. En una situación global inestable, las condiciones de competencia cambian constantemente, lo que lleva a un cuestionamiento constante del equilibrio de poder entre las empresas capitalistas competidoras.

  1. Para los países no imperialistas, especialmente los más pobres, un colapso financiero será un desastre. ¡El nivel de deuda externa de los 76 países más pobres se ha duplicado desde 2009! Argentina, aunque no está entre los países menos desarrollados, ilustra el precio que las instituciones financieras de la gran burguesía cobrarán a las masas populares para recuperar sus
  2. El estancamiento de las inversiones, las contrataciones y la producción contrasta con el volumen cada vez mayor de las operaciones financieras. El tamaño de la financiación aumenta constantemente. Su “materia prima”, podemos decir, es el crédito y su contrapartida, la deuda. El crac financiero de 2008 fue una advertencia. Pero el continuo aumento de la deuda se ha reanudado con más fuerza que antes, tan pronto como se descartó temporalmente la quiebra del sistema

Las colosales sumas pagadas para salvar al sistema bancario de la bancarrota generalizada han llevado la deuda pública a nuevas cimas. Desde entonces, los bancos centrales de Europa y Norteamérica han abierto las ventanillas para las solicitudes de liquidez de los principales bancos. Los estados piden prestado a la mejor oferta financiera. La deuda pública de los países de la OCDE, es decir, de los países más industrializados, ha pasado del 70% al 110% del PIB mundial (cifras de Patrick Artus, Economista Jefe de Natixis, en su libro Disciplining Finance). El interés que cobra la financiación de esta deuda parasita a toda la economía, provocando una disminución relativa y a veces absoluta del gasto público que es algo útil para la población (desde los hospitales hasta el EHPAD , pasando por las infraestructuras y el transporte público).

  1. Los distintos componentes de las finanzas préstamos en circulación, bonos, obligaciones, capitalización bursátil y oferta monetaria han seguido creciendo en volumen. Su mezcla, su transformación en multitud de títulos más o menos complejos, su comercialización ha conducido a la aparición de grandes instituciones financieras, como BlackRock, que en pocos años han tomado una posición dominante en la economía mundial. Estas instituciones financieras tienen acciones en casi todas las principales empresas multinacionales, incluidas las que se supone que están en competencia directa. Mientras que los defensores del capitalismo elogian los encantos de la libre competencia, el capital privado es cada vez más absorbido por el gigantesco pulpo de las

El venerable operador turístico Thomas Cook en su género un modelo de negocio del sistema capitalista, que ha atravesado 178 años de su historia, sus crisis y sus dos guerras mundiales acaba de quebrar, ¡sin duda víctima de la competencia, pero también aparentemente del juego especulativo de los fondos especializados que formaban parte de sus acreedores! Apostaron a su bancarrota, y al ayudar a provocarla, recaudaron 250 millones de dólares.

La bancarrota ha empujado a los 22.000 empleados de Thomas Cook en todo el mundo al desempleo. Además, habrá empleados de una multitud de proveedores de servicios, subcontratistas del operador turístico. Sin mencionar los cientos de miles de turistas que quedaron varados…

  1. El lugar ocupado por las finanzas en el funcionamiento de la economía capitalista no sólo conlleva la amenaza de una catástrofe También cambia la gestión de las empresas capitalistas, incluidas las más poderosas, gestionadas para obtener el beneficio más inmediato y los mayores dividendos para los accionistas.

Con el titular “Total cura a sus accionistas aumentando sus dividendos”, el periódico Les Echos explica: “Las petroleras ofrecen una alta rentabilidad a sus accionistas para compensar las perspectivas de crecimiento menos interesantes”.

Total se comporta como todos los grandes poseedores de capital en toda la economía. Precisamente porque el futuro de su economía les parece sombrío, dedican sus beneficios a “subsanar” a los accionistas a expensas de las inversiones, es decir, del futuro de su empresa. El capitalismo decadente se devora a sí mismo.

  1. Más allá de las alarmas de un número creciente de economistas ante el peligro de un colapso financiero inminente, el propio comportamiento de los mercados financieros, es decir, todos los bancos, las grandes compañías de seguros, las empresas financieras o de gestión de carteras, todos ellos implicados en la especulación financiera en beneficio de la burguesía que tiene dinero para invertir, demuestra que conocen mejor que nadie la amenaza que supone la situación económica.

El auge del precio del oro es uno de los indicadores. El metal amarillo se utiliza una vez más como secular valor refugio. La creciente frecuencia de tipos de interés negativos es otro indicador. No sólo el acreedor no recibe intereses sobre su reclamación, sino que es él quien paga para invertir su dinero. Los especuladores no quieren poner todos sus huevos en la misma cesta. En el reino de los ciegos, los tuertos son reyes. Esta es la razón por la que hay una afluencia periódica hacia los valores en dólares u otros valores que aparecen más seguros. Pero en el mundo capitalista en crisis, no hay valores seguros. En caso de debacle financiera, todos los valores corren el riesgo de ser barridos, ya que su único valor reside en la confianza depositada en el deudor que se supone que debe pagar. Sin embargo, la alerta financiera de 2008 demostró que Estados Unidos no sólo no está protegido contra la crisis, sino que incluso puede ser el punto de partida (como en 1929).

  1. “Después de nosotros, el diluvio”, se ha convertido en el rasgo definitorio del comportamiento de toda la clase capitalista. De ahí este grito eufemísticamente sincero de la OCDE: “Los poderes públicos pueden contrarrestar los crecientes costes de la incertidumbre e invertir más”.

Los pensadores de la burguesía, que ya no creen que puedan convencer a las empresas privadas de invertir, empezaron a pedir la intervención del Estado. Argumento: “Hay un déficit anual de 6 billones de dólares en inversiones en infraestructuras (transporte, educación, sanidad, telecomunicaciones, electricidad…)”. Por lo tanto, los gobiernos deberían gastar más dinero en inversiones, ya que unos tipos de interés bajos harían que su deuda fuera más soportable.

  1. Sí, la necesidad de inversión en infraestructura son acuciantes, incluso en los países imperialistas más desarrollados: puentes y carreteras que se derrumban, rieles de ferrocarril que se oxidan, oficinas de correos que cierran, por no mencionar el lamentable estado del sistema de salud incluso en un país como Francia, que se jacta de estar a la vanguardia en esta área…

¡Los Estados tendrían trabajo que hacer! Pero, ¿lo harán? ¿Tendrán los medios para hacerlo mientras alimentan el sistema financiero?

Los que se benefician de las operaciones financieras y los que se beneficiarían de la reactivación de la inversión estatal son en realidad los mismos: las empresas capitalistas, sus propietarios y accionistas, y sus gerentes. Pero esto no cambia la contradicción entre gastar el presupuesto del Estado en inversiones públicas o alimentar la esfera financiera.

Los dirigentes de los Estados imperialistas de Europa, por ejemplo, están empezando a afirmar la necesidad de un gran gasto público. Pero, sobre todo, todo el mundo explica por qué le corresponde al vecino -Alemania en este caso, en Europa “invertir primero”. El Gobierno alemán acaba de anunciar su intención de gastar 100.000 millones de euros en medidas medioambientales de aquí a 2030. Esto es sólo una promesa en el contexto de una campaña electoral, pero es atractivo para las empresas capitalistas en los sectores en reconversión ecológica; desde los coches eléctricos, a las turbinas eólicas pasando por el aislamiento térmico de los edificios.

  1. El himno a la “empresa privada”, a la “iniciativa privada”, domina la cacofonía de economistas y políticos burgueses. Esto no impide que los pensadores de la burguesía apelen al Estado para compensar los fracasos de sus principios. A diferencia de los que sólo atacan las políticas “ultraliberales” y no al capitalismo, la gran burguesía nunca ha hecho de “todo privado” un dogma. El beneficio privado, sí, pero la “socialización” de los gastos, incluidas las inversiones costosas pero esenciales son cargadas al

El futuro próximo nos dirá qué formas concretas tomarán las respuestas de los gobiernos. No es imposible que la carrera por privatizar lo que queda de las empresas públicas, incluidos los servicios públicos, que lleva varios años en marcha, vaya seguida de una política de privatización de ciertos sectores, los más rentables por supuesto, y de salvaguardia del carácter nacionalizado de otros sectores, o incluso de su renacionalización.

  1. El plan “Hércules”, anunciado recientemente por el Director General de EDF, es un ejemplo de esta tendencia. Su objetivo es desmantelar el grupo EDF , aún más o menos integrado, en dos empresas: una de energía nuclear, transmisión de electricidad y, probablemente, presas hidroeléctricas; la otra, redes de comercialización y distribución. La primera sería propiedad al 100 % del Estado. Una forma de renacionalización, ya que el Estado sólo posee actualmente el 83,7% de EDF. El capital de la segunda estaría abierto a los capitales privados (incluidos Total, ENI, GDF-Suez).
  2. Las “reorganizaciones”, las “reestructuraciones” de los distintos servicios que hoy son más o menos públicos, se traducen en fragmentaciones, separando los sectores rentables de los que no lo son y de los que serán nacionalizados o renacionalizados.

Ventaja para la burguesía: separar el grano, susceptible de generar beneficios, de la paja, que necesita el apoyo y el financiamiento del Estado. Otra ventaja es la introducción de las finanzas en las relaciones entre dos -o más entidades económicas, donde sólo había dos departamentos de la misma entidad hasta hace poco unidas, ahora cada uno con su propio presupuesto.

Las relaciones que antes no se pagaban entre los dos servicios se convierten en relaciones comerciales, con la posibilidad de endeudamiento para uno u otro, o… para ambos. Por muy perjudicial que sea para la empresa, sus empleados y los consumidores, proporciona una materia prima adicional para el sistema financiero.

  1. Desde hace muchos años, la misma palabra “crecimiento”, utilizada por la burguesía y sus portavoces políticos o mediáticos, indica esencialmente sólo crecimiento financiero. Más allá de sus múltiples metamorfosis, la economía capitalista en la era imperialista todavía enfrenta la contradicción fundamental del capitalismo en sus primeras etapas, entre la capacidad productiva de las empresas y los límites del mercado solvente. Esta contradicción se ve agravada por la crisis y su corolario, la creciente financiarización del

La economía capitalista lleva en sus genes la sucesión de períodos de expansión económica y períodos de crisis. Pero, parafraseando a Trotsky, con el declive del capitalismo, los períodos de crisis y desempleo masivo se están alargando, y las recuperaciones son frágiles y se centran principalmente en las operaciones financieras.

  1. La financiarización de la economía y sus consecuencias, hasta la gestión de las empresas capitalistas en función de la rentabilidad a corto plazo, socavan los fundamentos mismos de la economía

Las operaciones financieras no generan beneficios. Sólo permiten que se distribuya de la forma más favorable para los más poderosos.

Las ganancias son generadas por la explotación de millones de asalariados que hacen funcionar las fábricas, extraen la riqueza mineras, aseguran el transporte y la distribución, y operan los servicios. Aquellas, los beneficios del capital, dependen de la explotación de aquellos cuya actividad hace funcionar la economía.

Independientemente de cómo la clase capitalista reparta el volumen de beneficios entre sus miembros, la única manera de mantener y, más aún, aumentar su volumen global de ganancias es agravar la explotación y recaudar el beneficio sacándolo cada vez más de la clase obrera esencialmente, pero también, en diferentes grados, de las otras clases populares.

  1. El aumento de los ingresos del gran capital, directamente o por intermediación de los Estados, son parte de la lógica misma de la supervivencia del capitalismo decadente de nuestro tiempo. Continuarán, independientemente de la etiqueta política de los

La única fuerza capaz de frenar esta tendencia es la fuerza colectiva de la clase obrera. Sin embargo, incluso sus luchas más poderosas sólo pueden frenar esta tendencia. El problema al que se enfrenta toda la sociedad humana no es preservar los intereses de las clases explotadas en el marco del capitalismo, sino derrocar al capitalismo.

  1. La ostentación del poder del gran capital, el daño que causa y las amenazas que oculta acaban por suscitar preocupación y Los principales partidos de izquierda, el PS y el PCF, que aquí en Francia han usurpado el legado del movimiento obrero político, han perdido el crédito que les quedaba de su pasado lejano y no están en condiciones de canalizar lo que todavía es sólo un sentimiento de indignación y desorientación en el ámbito electoral, y menos aún de abrir una perspectiva política.
  2. Frente a la extrema derecha, cuyo objetivo es utilizar estos sentimientos para, volviéndolos en contra de quienes los experimentan, preservar la dominación del gran capital, el movimiento altermundialista, última alternativa de la izquierda reformista institucionalizada, denuncia muchos aspectos de la evolución del capitalismo en la actualidad. Por justos que puedan ser algunos aspectos de la observación, la perspectiva que traza la altermundialización es, tras varias fórmulas, la utopía de un capitalismo menos desigual, regulado, moralizado, con una financiación supervisada y

Esta tendencia se refleja internacionalmente en la persona y los escritos de Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía, ex asesor de Clinton y luego Economista Jefe del Banco Mundial. Llama -para utilizar una expresión de su reciente entrevista con Le Monde a “un replanteamiento del capitalismo que favorezca la regulación y el papel del Estado”.

En Francia, el economista que ha surgido a lo largo de estos años para encarnar esta corriente es Thomas Piketty, que ha estado cerca del Partido Socialista y sus líderes durante mucho tiempo. Aconsejó a Holande y luego apoyó a Hamon. Ahora está cerca de Génération.s .

  1. Dos voluminosos libros “Le capital au XXIe siècle” y “Capital et idéologie” “El capital en el siglo XXI y Capital e ideología”, de Tomás Pikettylo presentan como el teórico de una izquierda que se busca a sí misma. Pero lo que encuentra son banalidades de este tipo: “basarse en experiencias de cogestión alemanas o nórdicas para impulsarlas” (entrevista publicada en L’Humanité el 20 de septiembre de 2019, titulada Una reflexión para un nuevo socialismo). Como originalidad novedosa, ciertamente lo hacemos mejor que la “cogestión alemana o nórdica”, incluso yendo más allá.

Si ataca la propiedad incontrolada e incontrolable de las multinacionales, es en nombre de la pequeña propiedad mejor distribuida. Su análisis del capital en el siglo XXI lleva a la propuesta de una “propiedad temporal”, es decir, “un sistema de circulación permanente de bienes con una dotación anual de capital que permita a todos los que tienen 25 años ser propietarios”. “Un capital de 120.000 euros para todo el mundo”, dice. Todo esto se financia con un impuesto progresivo sobre la propiedad. Sería un insulto para Proudhon recordarle a Piketty que en su época, Proudhon veía la organización social del futuro basada en la pequeña propiedad. Tomar casi doscientos años después un razonamiento similar, mientras que la industrialización, la concentración de capital, el imperialismo, han pasado por esto, ¡es surrealista!

Por lo demás, Piketty, presentado con simpatía por L’Humanité como “especialista en el estudio de las desigualdades”, es hostil a Marx y al marxismo, a la idea misma de la lucha de clases.

Quienes más contribuyen a forjar una reputación de economista progresista con el muy aceptado Piketty son aún más hostiles que él al marxismo, a las ideas de la lucha de clases, y lo critican por “la radicalidad de sus propuestas” (diario L’Opinion), acusándole de querer “una forma de expropiación fiscal de los emprendedores”.

  1. El enfoque intelectual de Piketty está en línea con la conclusión política a la que “¿Qué se sabe realmente sobre la evolución de la distribución del ingreso y la riqueza desde el siglo XVIII, y qué lecciones se pueden aprender para el siglo XXI?”? -se hace la pregunta en la introducción del Capital en el siglo XXI-, para afirmar su intención de “volver a situar la cuestión de la distribución en el centro del análisis económico”. Como si pudiéramos entender la distribución sin analizar el modo de producción y las relaciones sociales que éste determina. Y afirmar doctamente que “existen, sin embargo, medios para que la democracia y el interés general logren recuperar el control del capitalismo y de los intereses privados, rechazando al mismo tiempo los retrocesos proteccionistas y nacionalistas”. Mil páginas de galimatías, con datos ciertamente, algunos de los cuales no carecen de interés, para llegar a esta afirmación, mientras que los ensalzadores más ardientes del capitalismo gritan ¡temerario!

 

  1. De manera coherente con su rechazo a la lucha de clases, en estas mil páginas dedicadas al “Capital en el siglo XXI”, ni una palabra sobre el poder de la gran burguesía sobre la sociedad, oculto tras el fetichismo del dinero y el capital. La cuestión del poder no le interesa en absoluto, su visión del mundo se limita a la evolución del pensamiento y de la moral

Es la visión reformista, más cautelosa, de las relaciones de clase, profesada en un momento del gran capital sobre los pequeños capitales, hacia la globalización y la planificación. Evolución que durante mucho tiempo ha hecho necesaria y posible una sociedad sin propiedad privada de los medios de producción, sin mercado, sin competencia y sin explotación.

Retomando lo que escribió Trotsky en el Programa de Transición, “las premisas objetivas de la revolución proletaria no sólo están maduras, sino que incluso han comenzado a pudrirse”. La expresión de Trotsky resume la evolución del capitalismo desde la época de la decadencia imperialista y sus consecuencias actuales en una multitud de aspectos de la vida política, la cultura, las relaciones sociales e incluso los comportamientos individuales.

El futuro de la humanidad no depende de un hallazgo innovador en el campo de las ideas. Depende de la capacidad de la clase obrera para recuperar la conciencia de su tarea y responsabilidad histórica y, de esa manera, apoderarse de la teoría de su emancipación, el marxismo. Y para darse partidos que encarnen esta conciencia y devuelvan al proletariado consciente la voluntad de luchar por la revolución social.

7 de octubre de 2019

 

Etiquetas: