INTERVENCIÓN DE PIERRE ROYAN – L. O.

II – LA CRISIS ACTUAL Y EL PROGRAMA DE TRANSICIÓN

La agonía del sistema capitalista

Hay que ser ciego o atontado para no ver que la sociedad se hunde en una crisis. Las crisis se suman a las crisis: económicas, financieras, políticas, ecológicas y políticas. En realidad, sólo hay una crisis: la de una organización social en agonía que está arrastrando a toda la humanidad.
El desempleo está afectando a toda la sociedad. Las finanzas se están desarrollando como un cáncer que amenaza en todo momento la economía de un nuevo colapso financiero con consecuencias más devastadoras que el de 2008, que ya han sido catastróficas y han acelerado la evolución reaccionaria general.
Países que se presentaron como emergentes hace apenas unos años, como Turquía o Brasil, han caído en recesión. Otros, como Argentina, vuelven a ser estrangulados por los acreedores. Los comedores de beneficencia están desbordados y los precios de los productos de primera necesidad se disparan. En Siria, Irak, Yemen, Libia en particular, la crisis ha significado guerra, destrucción sin precedentes, cientos de miles de muertos y millones de desplazados.
En Europa, Estados Unidos y Brasil, los partidos de extrema derecha se han acercado al poder o ya están en el poder. En los países pobres de Asia y África, la evolución reaccionaria se ha manifestado desde hace mucho tiempo a través del desarrollo de fuerzas religiosas fundamentalistas o étnicas. Han ganado una audiencia cada vez mayor. Y en ausencia de un movimiento obrero organizado, se han establecido como representantes de la lucha contra el imperialismo.
Y esta organización social al final del día está arrastrando a la humanidad hacia otro desastre, el ecológico. Marx ya había escrito que el capitalismo sólo se había desarrollado “agotando al mismo tiempo las dos fuentes de las que mana toda la riqueza: la tierra y el trabajador”. Pero hoy en día, el daño causado al medio ambiente por la economía capitalista es de una magnitud completamente diferente. Los expertos en clima advierten constantemente de las consecuencias irreversibles y catastróficas del aumento de la temperatura mundial. Pero detrás de los efectos del anuncio de los gobiernos, no se está haciendo nada. Sobre esta cuestión, como sobre todas las que conciernen al futuro de la sociedad, el comportamiento irresponsable de la burguesía se puede resumir de la siguiente manera: “después de mí, el diluvio”. La urgencia de la situación requeriría una respuesta coordinada a nivel de toda la comunidad humana. Pero una organización social donde prevalece la propiedad privada de los medios de producción y la competencia capitalista, y que está dominada por la rivalidad entre los estados imperialistas, es absolutamente incapaz de llevar a cabo tal proyecto.


Así que se necesita todo el compromiso de los intelectuales de la burguesía para atreverse a afirmar que el capitalismo representa un futuro para la humanidad, a menos que llamemos al futuro caos y barbarie. Esta organización social es responsable de dos guerras mundiales, las dos mayores carnicerías de la historia. Y eso es suficiente para condenarlo. Sus defensores elogian la libertad empresarial y la libre competencia. Pero el propio capitalismo hace tiempo que ha sofocado estas libertades. Lenin ya estaba escribiendo, hablando del imperialismo como el estado supremo del capitalismo:
“Ya no es la vieja libre competencia de patrones dispersos, que se ignoraban entre sí y producían para un mercado desconocido. (…). El capitalismo en su etapa imperialista conduce a las puertas de la socialización integral de la producción (…). La producción se convierte en algo social, pero la propiedad sigue siendo privada. Los medios de producción social siguen siendo propiedad privada de un pequeño número de individuos (…) y el yugo ejercido por un puñado de monopolistas sobre el resto de la población se hace cien veces más pesado, más tangible, más intolerable.”
Eso fue hace cien años. Hoy en día estos aspectos se han multiplicado. Los monopolios son aún más poderosos, su parasitismo aún más insoportable y, al mismo tiempo, la economía está más que nunca “a las puertas de la socialización integral” como dijo Lenin. Pero para cruzar estas puertas, es decir, para hacer de la economía un bien común controlado colectivamente, debemos poner fin a la propiedad privada de los medios de producción. Y para ello, es necesaria la acción consciente de una clase que sólo tiene que perder sus cadenas: en una palabra, el proletariado, que sigue siendo la única clase social revolucionaria.
El capitalismo sobrevivió a un siglo de decadencia porque la burguesía logró aplastar las revoluciones proletarias cuando surgieron al final de la Primera Guerra Mundial y luego porque logró someter al movimiento obrero con la ayuda del estalinismo al final de la Segunda Guerra Mundial.
El recuerdo de los años revolucionarios 1917-1919 todavía estaba vivo en la memoria de la burguesía en la época de la Segunda Guerra Mundial. Temía las reacciones del proletariado. Luego, en 1943, Roosevelt y Churchill, los líderes de los imperialistas que iban a salir victoriosos del conflicto, fueron a ver a Stalin a su casa en Yalta, en la Unión Soviética, para establecer una santa alianza contrarrevolucionaria. Stalin anunció la disolución de la Internacional Comunista, desbautizó al Ejército Rojo, que se había convertido en el Ejército Soviético, y lo convirtió en un ejército para la represión de la población de los países que ocupaba. Los Aliados, por otro lado, organizaron oleadas de bombardeos mortales para aterrorizar a la población civil. En Dresde, Tokio, luego Hiroshima y Nagasaki, con las primeras bombas atómicas, masacraron a cientos de miles de civiles. Bajo la represión combinada de la burguesía y la burocracia, al final de la guerra, el movimiento obrero europeo fue destruido o aplastado.
La burguesía había evitado una ola revolucionaria en Europa. Pero no pudo escapar en Asia. En Indonesia, India, China, Corea, Indochina se rebelaron millones de oprimidos. Aquí también el estalinismo desempeñó su papel contrarrevolucionario. Los partidos estalinistas abogaban por la sumisión de los trabajadores a la burguesía nacional. Y en nombre de la lucha por la independencia, silenciaron cualquier programa revolucionario proletario. En Vietnam, como Mao en China, Ho-Chi-Minh asesinó a militantes trotskistas porque representaban para él el peligro de una política proletaria independiente. Esta ola de revoluciones obligó a las potencias coloniales a ceder ante la independencia de los países que controlaban, pero el imperialismo se mantuvo.
Y después de todos estos acontecimientos, lo que quedaba del movimiento obrero ya no amenazaba al capitalismo. Hasta cierto punto, éste tenía rienda suelta.
Así que, después de años de destrucción, el capitalismo pareció recuperar su dinamismo. En realidad, fueron los Estados los que se hicieron cargo de la reconstrucción de la economía en beneficio de la burguesía. Este comienzo, que se agotó a principios de la década de 1970, no representó un nuevo ascenso del capitalismo. Se basó en la devastación de la Segunda Guerra Mundial, y tuvo la consecuencia de llevar las contradicciones del capitalismo a un grado aún mayor. Los trusts, gracias al apoyo de los gobiernos, ya habían adquirido capacidades de producción continental o mundial. Y fue a escala mundial que las fuerzas productivas entraron en conflicto con el tamaño limitado de los mercados. A principios de los años setenta, la economía mundial se sumergió de nuevo en una crisis.
Los capitalistas ya no esperaban una expansión de los mercados. Así, para encontrar salidas a su capital, los Estados les abrieron las puertas de las empresas públicas, para que pudieran interferir dondequiera que se obtuvieran beneficios con mercados garantizados: en el transporte, el correo, los hospitales, la gestión del agua, la gestión de los residuos…
Y hay un área en la que el capital fluyó sin límites, y es el de las finanzas. Este ha tomado una escala nunca antes vista. A través de los bancos y de muchas otras instituciones, la esfera financiera actúa como un gigantesco usurero por encima de la sociedad, colocando el capital dondequiera que pueda ganar, endeudando a los hogares, las empresas y los gobiernos. Este parasitismo ahoga toda la economía capitalista pero garantiza a la burguesía la continuación de su enriquecimiento.
La moda de las inversiones financieras ha llevado a una explosión de la especulación: sobre los bienes inmuebles, las acciones de los mercados bursátiles, las divisas, las materias primas, las deudas de las empresas y de los gobiernos, y muchas otras cosas…. Y para acompañar el desarrollo de esta especulación, uno tras otro, los Estados han volado por los aires todas las reglas que moderaban a esta economía de casino.
Marx ya había escrito que un capitalista “nunca es tan infeliz como cuando no sabe qué hacer con su dinero”. Y añadió: “Este es el secreto de toda gran especulación, de todas las empresas rentables, pero también de todas las quiebras, de todas las crisis crediticias, de todas las tragedias comerciales.” En la era de la financiarización, esta necesidad inherente de que el capital encuentre un lugar para invertir con el fin de ganar lo más posible y crecer lo más rápido posible ha llevado a un aumento vertiginoso en la cantidad de capital en circulación.
Pero esta masa de dinero en constante aumento no contribuye al desarrollo de la producción, sino que la parasita. El problema es todavía y siempre la propiedad privada de los medios de producción, de estos capitales, lo que impide el uso racional y en el interés general de toda esta riqueza acumulada.
Por supuesto, ha habido descubrimientos e innovaciones. Y también inversiones productivas. Han surgido nuevos mercados, por ejemplo, el de los esmartophon. Pero cuando el nivel de vida de la clase obrera sigue bajando, comprar un ordenador portátil significa ahorrar para un trabajador en otra cosa: comida, vivienda, transporte, cuidados. El nuevo mercado móvil no ha ampliado el mercado mundial, sino que sólo ha aumentado la competencia entre los diferentes sectores de la economía. Ningún mercado nuevo ha dado nueva vida al capitalismo. Ni siquiera la apertura de los países de Europa del Este y de China al mercado ha sacado a la economía mundial de la depresión. Porque estos mercados representaban en última instancia poco en comparación con las enormes capacidades de producción de los trusts, que podían absorber el aumento de la demanda sin tener que reinvertir realmente. Por otro lado, las fuerzas productivas que se desarrollaron en estos países se sumaron a las fuerzas productivas existentes y agravaron la competencia económica y la crisis.
A partir de ahora, la economía mundial está impulsada sobre todo por los altibajos de las finanzas. Con cada una de sus crisis, decenas de millones de trabajadores o campesinos pobres en todo el mundo caen en la pobreza. Los Estados están en bancarrota o, como en África, incluso se están desintegrando, dejando espacio para que las milicias armadas gobiernen. Cada vez que los estados imperialistas intervenían para salvar el sistema financiero del colapso abriendo las compuertas del crédito público… Pero esto no hizo sino alimentar la siguiente fase de especulación y preparó para un nuevo colapso con consecuencias más devastadoras.
Tanto desde el punto de vista económico como político, el orden social capitalista sólo puede aumentar el caos. Como escribió Trotsky en 1938: “la propia burguesía no ve salida”. Toda la vida social se está desintegrando y las fuerzas reaccionarias amenazan a la clase obrera y a la sociedad civil.

La actualidad el Programa de Transición

Un programa no es un dogma, es una guía para la acción. Y el Programa de Transición, aunque fue escrito hace 80 años, sigue siendo la guía más confiable. Y aunque, desde entonces, la sociedad ha sufrido cambios y transformaciones, el mundo actual se parece en muchos aspectos al de 1938. Y sobre todo, este programa se basa en un análisis marxista y científico del capitalismo en crisis por parte del único líder revolucionario que pudo sacar conclusiones generales para guiar a la clase obrera en su lucha hacia la revolución social.
La conciencia de clase de los oprimidos está lejos de estar al nivel de las necesidades del momento. Pero el papel de los revolucionarios es decir lo que es, decir la verdad a los trabajadores encontrando maneras de vincular el estado de ánimo actual de la clase obrera con las necesidades de la situación.
El Programa de Transición fue escrito desde esta perspectiva, para “superar la contradicción entre la madurez de las condiciones objetivas de la revolución y la inmadurez del proletariado y su vanguardia (desorden y desánimo de la vieja generación, falta de experiencia de los jóvenes). Hay que ayudar a las masas a encontrar, en el curso de sus luchas cotidianas, qué es lo que tenderá un puente entre sus demandas actuales y la agenda de la revolución socialista. Este puente debe consistir en un sistema de reivindicaciones transitorias, que parten de las condiciones actuales y de la conciencia actual de amplias capas de la clase obrera e invariablemente llevan a una única conclusión: la conquista del poder por el proletariado.”
Este programa no es una lista de reclamaciones que se puedan obtener parcialmente. Ninguno de ellos es realista en el marco del capitalismo, ninguno es aceptable para la burguesía sin la presión revolucionaria de las masas. Y si Trotsky los diferenció en el Programa de Transición, para hacerlos lo más concretos posible, están profundamente vinculados entre sí. La escala móvil de salarios y horas de trabajo, el control obrero sobre la producción, los comités de fábrica, las milicias obreras, la expropiación de los bancos y las grandes industrias…. todas estas demandas son inseparables.
La escala móvil de salarios y horas de trabajo -es decir, los salarios de los trabajadores siguen a los aumentos de precios y el número de horas de trabajo se distribuye entre todos sin ninguna reducción salarial- significa imponer a la clase capitalista que los peligros de su producción y del mercado sean soportados por ella y no por los trabajadores; que, para la supervivencia de la clase obrera, ¡la burguesía soporta las contradicciones de su propio sistema tomando de sus ganancias! Pero, ¿cómo podemos imaginar que el proletariado pueda imponer esto a la burguesía sin el control permanente de los explotados tanto en la producción como en la distribución para controlar los precios en las tiendas? ¿Cómo podemos imaginar esto sin encontrar una forma de implicar a los desempleados a través de los comités locales? ¿Y cómo podemos imaginar este control sin una organización democrática de todos los trabajadores y, sobre todo, en las empresas? En este período de lucha de clases, el control de millones de trabajadores sobre la economía no dejará a los empleadores con las armas colgando. Intentará movilizar a las milicias y enviarlas contra estos comités de trabajadores o contra los piquetes, a los que el proletariado tendrá que responder organizando sus propias milicias obreras.
La escala móvil de salarios y horas de trabajo será la organización del trabajo en la sociedad socialista. Nada menos que eso. Pero vacía de su significado revolucionario y aislada del resto de las demandas de la transición, la escala salarial móvil, por ejemplo, puede ser reclamada con razón por muchos gobiernos europeos que habían promulgado una revalorización automática del salario mínimo basada en un índice de precios estatal.
A los ojos de la población, los bancos son responsables del caos económico. Destacar la necesidad de su expropiación sin excepción, y su fusión en un único sistema bancario público para financiar la economía en interés de la población, es, para la gran mayoría de los trabajadores y muchos sectores de la población, una medida llena de justicia y sentido común. Pero sólo se puede prever si se acompaña de un control, desde abajo, de la población y de los trabajadores de la banca, y como un paso hacia la expropiación de toda la burguesía.
De hecho, ninguna de las reivindicaciones transitorias puede concebirse sin la acción consciente y directa de las masas, es decir, sin el control obrero. En 1917, justo antes de la Revolución de Octubre, Lenin opuso el control “burocrático y reaccionario” del estado al control “democrático y revolucionario” de las masas, y añadió: “Básicamente, toda la cuestión del control se reduce a quién es el controlador y quién es el controlado, es decir, qué clase ejerce el control y qué clase lo sufre.”
Estas reivindicaciones sólo pueden apoderarse de las masas en tiempos de explosión social. Pero cuando millones de trabajadores se embarcan en este camino, la conciencia evoluciona muy rápidamente. Una organización revolucionaria sólo puede esperar hacer oír este programa si es llevado por militantes obreros revolucionarios que ya se han apropiado de él y que pueden transmitir su contenido, sus reivindicaciones transitorias, de manera concreta, confiando en la capacidad del proletariado para llevarlas a cabo. Entonces este programa puede convertirse en el de la clase obrera y ellá se reagrupará en el partido que representa sus intereses.
Al hablar del aumento del peligro fascista en Estados Unidos en 1938, Trotsky explicó a sus camaradas estadounidenses:
“El deber de nuestro partido es agarrar por los hombros a todos los trabajadores estadounidenses y sacudirlos diez veces para que comprendan la situación en la que se encuentra Estados Unidos. No se trata de una crisis económica, sino de una crisis social. Nuestro partido puede jugar un papel importante. Lo que es difícil para un partido joven que evoluciona en un ambiente cargado de tradiciones de hipocresía, es lanzar una consigna revolucionaria. “Es de fantasía”, “No es apropiado en América”. Pero esto puede cambiar cuando usted lanza las revolucionarias palabras clave de nuestro programa. Algunos de ellos se reirán. Pero el coraje revolucionario no consiste sólo en ser asesinado, sino en soportar la risa de los estúpidos que están en mayoría. Sin embargo, cuando uno de los que ríen es golpeado por la banda de La Haya[las milicias estadounidenses de extrema derecha de la época], pensará que es bueno tener un comité de defensa y que su actitud irónica cambiará.”
Hoy en día, la reivindicación de la creación de milicias de trabajadores parece imposible. Pero los éxitos electorales de la extrema derecha y, sobre todo, el empeoramiento de la crisis económica, al desmantelar sectores enteros de la pequeña burguesía, podrían crear las condiciones sociales y políticas para el surgimiento de milicias fascistas como las que experimentó Europa en la década de 1930. Lo que ocurrió en Alemania en la ciudad de Chemnitz hace dos meses es una advertencia. Después de un homicidio, de hecho un crimen, la extrema derecha del país se encontró manifestándose ante varios miles de personas en esta ciudad. Y pequeños grupos organizaron una cacería de inmigrantes. Esto demuestra que podemos pasar de los éxitos electorales de la extrema derecha a la violencia por parte de grupos organizados de la noche a la mañana. Y los asesinatos en Brasil de militantes de izquierda por militantes de extrema derecha ilustran lo mismo.
Cuando la sociedad capitalista se hunde en la crisis, cuando arruina los estratos sociales que hasta entonces vivían en relativa comodidad y constituían la base de la estabilidad política del parlamentarismo, entonces la burguesía necesita nuevas soluciones para gobernar. Y lo encuentra en los políticos que explotan la ira social desviándola a chivos expiatorios. A medida que la lucha de clases se intensifica, y la crisis continúa empeorando, por un lado la burguesía querrá someter a la clase obrera incluso antes de que se movilice, por otro lado habrá gente rebajada y rabiosa dispuesta a alistarse para golpear a las organizaciones de trabajadores.
La clase obrera se enfrentará entonces al problema de defenderse a sí misma, a sus sindicatos y a sus organizaciones políticas, que serán el objetivo de estas milicias. No es en el campo del legalismo donde los trabajadores pueden hacer esto. Exigir la prohibición o el desarme de las milicias de extrema derecha es confiar en el Estado que las apoyará mañana, si la burguesía así lo solicita. Al ascenso del fascismo, la clase obrera debe responder sobre la base de la lucha de clases. Debe organizar sus propios grupos de autodefensa para proteger sus huelgas, manifestaciones, reuniones de organizaciones de trabajadores o locales sindicales.
En el Programa de Transición, escribió Trotsky:
“La lucha contra el fascismo comienza, no en la escritura de una hoja liberal, sino en la fábrica y termina en la calle. Los amarillos y los policías privados de las fábricas son el núcleo del ejército fascista. Los piquetes obreros son el núcleo del ejército del proletariado. Ahí es donde tenemos que empezar. Con motivo de cada huelga, de cada manifestación callejera, se debe promover la idea de la necesidad de crear destacamentos de autodefensas.”
Cada paso en la organización de la autodefensa obrera será una amenaza para la burguesía y la empujará a volverse aún más hacia el fascismo. Pero la terrible lección de la victoria de Hitler fue que no hay peor política para el proletariado que esquivar la lucha. La lucha contra el fascismo es una lucha a muerte. Las ilusiones reformistas y legalistas, que sugieren que el barniz democrático burgués podría ser un baluarte contra el fascismo, sólo pueden desarmar a los trabajadores. La clase obrera sólo puede luchar contra el fascismo si se da cuenta de que esta lucha es contra la burguesía y su estado, y que conduce a la revolución proletaria.
Y esto es lo que Trotsky escribió hacia el final del Programa de Transición:
“Mirar la realidad a la cara; no buscar la línea de menor resistencia; llamar las cosas por su nombre; decir la verdad a las masas, por muy amarga que sea; no temer los obstáculos; ser aquellos en los que se puede confiar en las cosas pequeñas, como en las grandes; atreverse cuando llega el momento de la acción; estas son las reglas de la IV Internacional.”

Etiquetas: