INTERVENCION DE MAX CELESTE -COMBAT OUVRIER-

Nuestro grupo milita desde 1971 en Martinica y Guadalupe. Estas dos islas fueron colonias francesas durante mucho tiempo. Luego, en 1946, tenían el estatus de departamentos franceses sobre el papel. Durante otro medio siglo tuvieron que soportar la opresión colonial directa antes de que se lograra una relativa igualdad social y el reconocimiento de las libertades democráticas.
Sin embargo, 72 años de departamentalización evolutiva aún no han borrado tres siglos de esclavitud y colonialismo. Somos un grupo trotskista, miembro de la UCI (Unión Comunista Internacionalista), con varias otras organizaciones incluyendo Lutte Ouvrière. Todavía hoy somos un pequeño grupo, ciertamente en estas dos pequeñas islas de las Indias Occidentales, pero nos hemos enfrentado a una situación que recuerda toda una serie de situaciones que han existido en otros países colonizados pobres y semicolonizados donde han surgido problemas de emancipación de la opresión colonial, imperialista y racial. La escala de los paises no excluye las similitudes, analogías y comparaciones.
Después de nuestra fundación en 1965 en París, inmediatamente hicimos campaña a favor de los trabajadores de la emigración de las Indias Occidentales. Al mismo tiempo, nos enfrentamos a las ideas nacionalistas en boga en aquel momento, apoyadas por organizaciones nacionalistas que irradiaban los círculos de la juventud estudiantil e incluso de los jóvenes trabajadores politizados. Fue una mezcla de maoísmo, castrismo, guevarismo, negritud, ideas del FLN argelino victorioso en su guerra contra el colonialismo francés, ideas de los nacionalistas vietnamitas en medio de la guerra y luego contra los Estados Unidos después de la guerra victoriosa contra el colonialismo francés. Y todo esto, con una pizca de marxismo.
En las Indias Occidentales, en medio de un período colonial, en un momento en que la policía disparaba a los trabajadores en lucha, cuando la pobreza era comparable a la que todavía existe en África, por ejemplo, los partidos comunistas estalinistas habían tomado hace mucho tiempo un curso nacionalista. A principios de la década de 1960, surgieron organizaciones nacionalistas más activas que abogaban por la autonomía nacional o la independencia de Francia. En 1963, había, entre otros, el GONG (Grupo De Organizaciones Nacionales de Guadalupe) y la OJAM (Organización Juvenil Anticolonialista de Martinica). Fueron transmitidos por organizaciones estudiantiles.
Todas estas organizaciones y partidos promovieron lo que llamaron “liberación nacional”, relegando el lugar de la clase obrera y de los pobres a lo que llamaron la “segunda etapa”. Después de la liberación nacional, esta segunda etapa, que se suponía socialista, era en realidad sólo un futuro hipotético. De hecho, lo que los nacionalistas quieren es el advenimiento de un estado martiniqués o guadalupeño con la pequeña burguesía y la burguesía gobernante. En cuanto a la clase obrera, como a las clases pobres, su papel es el de aceptar la construcción del Estado guadalupeño y martiniqueño haciendo todos los sacrificios necesarios en nombre de la patria “guadalupana” y “martiniqueña”. En última instancia, era un papel de pequeno soldado al servicio de los intereses de la burguesía local y de la pequeña burguesía. Esto es lo que los nacionalistas, al igual que en China o Vietnam, llamaron la “revolución nacional democrática y popular” (RNDP). Era la “alianza de las cuatro clases” que Mao había defendido en China, es decir, la alianza del campesinado con la clase obrera, la pequeña burguesía y la burguesía nacional. Este programa despertó muchas ilusiones entre los trabajadores politizados y los jóvenes, cuando en realidad estaba siendo promovido para forjar una nación burguesa independiente del imperialismo francés. No para hacer prevalecer los intereses de los trabajadores y de los pobres.
En las Indias Occidentales, algunos grupos independentistas, dada la frecuencia y la fuerza de las luchas de los trabajadores, optaron, a partir de los años setenta, por fusionarse con la clase obrera y crear sindicatos. Buscan utilizar las luchas de los trabajadores y crear un malestar social y político que los ponga en condiciones de negociar una forma de independencia con París. Hasta ahora no han tenido éxito, porque los trabajadores no los siguen en este campo, aunque, por ejemplo, uno de estos sindicatos nacionalistas sigue siendo el sindicato mayoritario de Guadalupe, la UGTG (Union générale des travailleurs de Guadeloupe).
Para nuestro grupo, desde el principio, tuvimos que denunciar el colonialismo, sus crímenes y masacres y luchar por la emancipación de los pueblos de Martinica y Guadalupe de la opresión colonial, pero tuvimos que poner los intereses de los trabajadores y los pobres en primer lugar en esta lucha. En nuestro manifiesto de 1965, dijimos:
“Durante tres siglos, nuestro país ha estado bajo el dominio directo y sangriento del imperialismo francés. Durante tres siglos, hemos sido colonizados, vasallados, nuestro desarrollo económico ha sido paralizado por la presión de la industria francesa, nuestra cultura nacional ha sido destruida y la ciudadanía francesa que se nos ha ofrecido desde 1946 de hecho sólo se utiliza para chupar nuestra sangre. Esta ciudadanía no es más que un engaño y sólo enmascara el creciente empobrecimiento de nuestra población a favor del imperialismo francés. (…)
En esta lucha (…) no sólo tendremos que oponernos a los secuaces y mercenarios del imperialismo, no sólo tendremos que superar nuestras propias vacilaciones, sino que también tendremos que luchar contra aquellos que, en nuestro medio, ya se ven a sí mismos como aprovechados, los líderes indígenas del Caribe independiente.
Nuestra lucha por la independencia es la lucha de las clases pobres de la población por una vida mejor. No es la lucha para que la burguesía de las Indias Occidentales pueda beneficiarse de su comercio, sin miedo a la competencia imperialista, para que unos pocos médicos, abogados u otras “élites” se encuentren, más tarde, dotados de posiciones y sinecuras predicándonos trabajo, paciencia y esperanza.”
Unos quince años después, hubo un resurgimiento del activismo nacionalista en las Indias Occidentales. Los grupos independentistas se habían fijado el objetivo de obligar al gobierno francés a negociar la independencia de las Indias Occidentales mediante atentados con bombas. Hubo casi una década de tal activismo nacionalista desde finales de 1979 hasta julio de 1989. Por lo tanto, nuestro Grupo en este momento ha tenido que hacer frente a esta nueva situación sin precedentes para nosotros.
Teníamos que encontrar la actividad y las consignas adecuadas en esta nueva situación a la que nos enfrentamos directamente, y encontrar una política acorde con los intereses de los trabajadores en la lucha contra el imperialismo francés, en un momento en el que el activismo de los grupos nacionalistas, si no contaba con el apoyo formal de la población, aún suscitaba cierta simpatía en su interior.
Ya habíamos evaluado el hecho de que la población expresaba (como todavía lo hace) más un sentido de opresión racial que un sentido nacionalista de independencia política. Este sentimiento, que proviene de la sociedad esclava y de la economía de las plantaciones, se explica por el hecho de que todo está dirigido y controlado por una minoría de blancos en las islas donde hay una mayoría de negros. En comparación con los nacionalistas que reivindicaban un Estado independiente, propusimos la siguiente consigna: “Por un Estado de negros pobres e independientes de los blancos y de los negros ricos”.
Por otro lado, frente a los ataques individualistas nacionalistas, hemos apoyado en nuestra prensa a grupos radicales clandestinos que han tomado medidas, pero de una manera diferente, tratando de involucrar a la juventud y a los trabajadores locales. Este fue el caso, por ejemplo, de nuestro apoyo a las acciones del “Comité contra el Genocidio por Sustitución”, que llevó a cabo acciones duras y violentas contra los símbolos de la opresión racial, en los distritos habitados por blancos y contra sus propiedades en estos distritos y en las ciudades.
Así que, sí, una de las tareas de los revolucionarios comunistas, los trotskistas, es primero entender y luego tomar en cuenta los sentimientos de las masas oprimidas. Es el programa de los primeros cuatro congresos de la Internacional Comunista y el programa trotskista lo que nos permitió buscar y comprender en el marxismo los sentimientos de las masas en general, los de las masas de los países dominados y los de las masas negras y de color de nuestros países.
En particular, las tesis sobre la cuestión nacional y colonial y la tesis sobre la cuestión negra de los primeros cuatro congresos de la internacional comunista dirigidos entonces por Lenin y Trotsky nos proporcionaron la dirección correcta. Más tarde, en el exilio, durante una discusión sobre los negros estadounidenses con activistas estadounidenses, dijo León Trotsky:
“La cuestión de la religión no tiene nada que ver con la cuestión de la nación. El bautismo de un hombre negro es algo totalmente diferente del bautismo de un Rockefeller. Son dos religiones diferentes.”
Del mismo modo, los sentimientos de opresión de un trabajador caribeño negro o de color hacia su jefe blanco son diferentes de los sentimientos de opresión que un médico, abogado, jefe administrativo negro o indio puede sentir hacia la administración blanca y las secuelas coloniales y raciales. Son dos opresiones diferentes. Pero esta vez, entre los propios negros.
Además, hoy en día ya podemos verificar esto en la práctica. Una fracción de prominentes nacionalistas han logrado obtener un sustituto del poder local en Martinica. Y este será pronto el caso en Guadalupe, con una sola asamblea que sustituirá al Consejo General y al Consejo Regional. Estamos lejos de la independencia, e incluso de la autonomía. Pero esta pequeña migaja de poder local ya es suficiente para los líderes locales por el momento. Controlan en parte los ingresos procedentes de los impuestos pagados por la población, así como los créditos asignados por el gobierno francés y Europa, sin control popular, y los utilizan como medio para presionar a la población. En todas las islas circundantes, es el mismo tipo de personas notables que están a la cabeza de los estados independientes del Caribe.
Nuestra existencia y personalidad política se han forjado en la lucha contra e programa y los ataques nacionalistas y en nuestra actividad militante en la clase obrera. Nuestro grupo tiene experiencia en las luchas de los trabajadores, las que dirigen nuestros camaradas en las empresas y los sindicatos.
Todo esto nos da la oportunidad, en períodos de fiebre social o de creciente activismo nacionalista, de expresar la posición comunista, trotskista, aunque siga siendo minoritaria. Y es la formación trotskista la que nos ha permitido encontrar las respuestas más apropiadas en estas situaciones, dar respuestas de clase, respuestas comunistas respeto a la lucha anticolonialista y antiimperialista entre los trabajadores, entre la población proletaria y estudiantil y entre la juventud.
Por supuesto, la experiencia de las luchas no es la experiencia revolucionaria. No tenemos esa. Pero tenemos el programa revolucionario. Es él de Lenin y Trotsky.
Yo añadiría que en nuestra área geográfica, la historia original de los negros y los indios en el Caribe es la misma. El capitalismo explota a millones de negros pobres en todo el arco caribeño, desde Margarita (una isla de Venezuela) hasta las Bahamas. Y allí pasamos por Haití, donde hay una organización hermana, la OTR (Organisation des Travailleurs Révolutionnaires), que milita en el mismo programa que el nuestro dentro de una clase obrera mucho más grande y diferenciada.
La explotación imperialista y la pobreza han convertido a estas islas en bombas sociales. Ahí radica una considerable fuerza potencial revolucionaria de los trabajadores y los pobres que un día explotará. El virus revolucionario es contagioso. El problema no es si ocurrirá, sino cuándo ocurrirá.
Pero los trabajadores deben establecer partidos comunistas revolucionarios, una condición indispensable para el éxito de las futuras revoluciones obreras.
En conclusión, camaradas, quisiera decir que hoy, en las Antillas, como aquí en Europa, como en los Estados Unidos y en otros lugares, todo parece ir en la dirección opuesta a lo que queremos.
Pero es precisamente por esta razón que nuestra existencia, incluso en países pequeños y cualquiera que sea nuestra fuerza numérica, es importante. Es uno de los eslabones de los futuros partidos revolucionarios y de la revolución obrera, sea cual sea el camino que tomen esta construcción y este nuevo período histórico.

Etiquetas: