INTERVENCIÓN DE ARLETTE LAGUILLER – L. O.

Este Círculo de León Trotsky tiene un carácter bastante especial ya que en él participarán tres camaradas: Pierre Royan de Lutte Ouvrière, Max Celeste de Combat Ouvrier (Guadalupe y Martinica) y Judith Carter de Spark (Estados Unidos).
Hace ochenta años, el 3 de septiembre de 1938, unos veinte activistas se reunieron en un pabellón suburbano de París procedentes de 12 países: Estados Unidos, la Unión Soviética, Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia, Brasil, Polonia, Bélgica, Austria y los Países Bajos. Fundaron la Cuarta Internacional y adoptaron como programa un texto escrito por León Trotsky unos meses antes, el Programa de Transición.

Esta decisión de crear una Cuarta Internacional vino de Trotsky, luego exiliado y bloqueado en México. Fue un importante acto político que significó que la Tercera Internacional, la que fue creada tras la Revolución Rusa, estaba muerta políticamente y había traicionado definitivamente su objetivo de ser el partido mundial de la revolución socialista. Stalin lo había convertido en una herramienta de su diplomacia. Y era hora de reconstruir el movimiento obrero bajo la bandera de una nueva Internacional.
Aquellos, que en el movimiento comunista internacional, se habían unido al movimiento trotskista representaban una minoría muy pequeña en comparación con aquellos que permanecían bajo el control del estalinismo. Y sobre todo, el buque faro de la corriente revolucionaria, los trotskistas soviéticos, casi todos habían muerto en los campos de Stalin.
Pero esta decisión de crear una nueva Internacional fue fundamental porque en 1938, aunque Trotsky y su familia fueron calumniados y perseguidos por los hombres de Stalin, Trotsky seguía siendo conocido en todo el mundo, conocido como uno de los principales líderes de la Revolución Rusa y compañero de Lenin. Trotsky encarnaba la negativa a rendirse al aparato estalinista. Y al mismo tiempo que sometió al régimen estalinista a una crítica despiadada desde el punto de vista del comunismo revolucionario, defendió incondicionalmente a la URSS contra las potencias imperialistas.
Era “la medianoche del siglo”, por usar la expresión de Victor Serge, un militante anarquista belga, que se había unido a la revolución rusa y había participado en la lucha trotskista. Hitler estaba en el poder en Alemania. Esto significaba, como escribió Trotsky ya en 1933, que el imperialismo alemán, a la cabeza de una de las mayores potencias industriales del mundo, ahogándose dentro de sus fronteras, después de someter a su clase obrera, atacaría a sus competidores directos, los imperialismos francés e inglés, y que la humanidad volvería a sumergirse en la guerra mundial. De hecho, la guerra ya estaba allí. En España, en los campos de batalla de la guerra civil, las aviaciones y ejércitos de Hitler y Mussolini sembraron la muerte. China había sido invadida por el Japón, que estaba cometiendo asesinatos en masa. Y Mussolini ya había conquistado Etiopía.
En septiembre de 1938, Trotsky comprendía mejor que nadie la situación mundial y el estado del movimiento obrero. Pero quería preparar a la clase obrera para la guerra y futuras revoluciones. Quería darle un programa, en la continuidad de la revolución rusa y de las ideas de Marx, y una organización internacional. Y esto, incluso si esta organización era numéricamente muy débil.
Trotsky sabía muy bien que mientras las masas no se levantaran, todo el programa sólo podría llegar a una pequeña minoría. Pero con este programa, esta minoría podría militar contra el resto de la clase obrera.
Incluso hoy en día, el futuro del movimiento obrero y, por lo tanto, el futuro de la humanidad, están vinculados a este programa. Porque cuando el proletariado se mueve, si lo hace, puede derrocar al capitalismo.

Etiquetas: