Impedir los despidos: ¡sí se puede! La huelga de limpieza en Madrid lo demuestra

Los trabajadores de la limpieza viaria y jardinería de Madrid han terminado la huelga después de 13 días de lucha. Esta respondía al anuncio de despidos y bajadas de salarios por parte de las empresas concesionarias a las que les fue encomendada tales tareas, concesión que el Ayto de Ana Botella concedió a la baja.  Querían despedir a 1.134 trabajadores y una bajada salarial del 40% a los que quedasen, incluyendo a aquellos trabajadores que sólo cobran 700 o 1000 euros.

Ana Botella ha dicho que esta ha sido una “huelga salvaje” -como siempre que los trabajadores luchan- que no se estaban cumpliendo los servicios mínimos de un 40% y que la empresa pública Tragsa, dependiente del Ministerio de Agricultura, limpiaría las calles de Madrid.

La huelga ha conseguido frenar los despidos y la rebaja salarial a cambio de expedientes temporales de empleo y congelación salarial. Botella ahora, debido al éxito de los trabajadores, exige limitar y prohibir el derecho de huelga, modificar la ley que lo regula pues la considera “obsoleta”, algo que es una aspiración de la derecha española desde hace mucho tiempo.

Esta lucha demuestra que los trabajadores somos los que tenemos la sartén por el mango, si somos conscientes de que  mantenemos la sociedad. Y una reflexión: ¿qué hubiera pasado si todos los trabajadores municipales y de Madrid hubieran manifestado su solidaridad?

Seguro que el miedo cambiaría de bando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.