Frente al coronavirus, las grandes fortunas y los capitalistas no pagan nada, los trabajadores todo

Las medidas aprobadas por el Gobierno para combatir la crisis del coronavirus dispondrán de 200.000 millones. Unos 117.000 millones procederán directamente del sector público y el resto es una incógnita. Se trata de invertir de golpe el 20% de nuestro PIB. De ellos, solo 17.000 millones son para destinar en gasto directo hacia “sectores vulnerables”, es decir para subsidios de desempleo, o ayudas asistenciales, mientras que 100.000 millones van a constituir avales para “otorgar liquidez al mercado”, mediante créditos a las empresas.

Pedro Sánchez ha lanzado buenas palabras de solidaridad, pero, ¿son reales? Estas medidas significan un salvavidas temporal y ocultan un duro futuro para las clases trabajadoras. Porque, ¿quiénes pagarán para salvar las empresas y los beneficios de los capitalistas?

En la anterior crisis, la clase trabajadora salvó a los bancos y a las empresas con un rescate de 100.000 millones de avales, de los cuales 60.000 nunca se devolvieron. Ahora se pide el compromiso y la solidaridad a la población, y sin embargo a las empresas y a los bancos, a la gran burguesía y sus grandes fortunas no se les exige nada o casi nada, para sufragar esta crisis. La historia se repite y volvemos a ser los mismos los que nos sacrificamos.

Esa es la solidaridad que se expresa a través de la economía capitalista, en medio de esta crisis: no tocar los beneficios de la burguesía y de las grandes fortunas – como la del rey-. Mientras tanto, mantienen diariamente su dictadura patronal, obligando a muchos trabajadores a acudir a trabajar exponiéndolos al virus y sin la protección adecuada.

Solo hay una solidaridad, la de los propios trabajadores, única clase que puede oponerse al caos capitalista con una sociedad más justa e igualitaria: cuando los medios de producción, de distribución y el sistema financiero estén en manos de los trabajadores y de la sociedad, es decir, el socialismo.