El último zarpazo será a los pensionistas

El fondo de reserva de la seguridad social a veces llamado “hucha de las pensiones” sigue disminuyendo. Este fondo soberano de inversión se creó en el año 2000 para garantizar el sistema público de seguridad social.

Partiendo del Pacto de Toledo, y tras diferentes acuerdos entre fuerzas políticas y sociales, el Gobierno de España estableció un fondo especial de estabilización y reserva destinado a atender las futuras necesidades en materia de prestaciones contributivas originadas por desviaciones entre ingresos y gastos de la Seguridad Social española.

El exceso de excedentes derivado de la gestión por parte de las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social de la prestación de incapacidad temporal por contingencias comunes, determinado de conformidad con las normas reguladoras del mismo, se destina a dotar el Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

Desde el año 2000, año de su creación, hasta el 2011, el fondo fue subiendo paulatinamente hasta llegar a tener 66.815 millones de euros. A día de hoy el valor del fondo se sitúa en 25.176 millones de euros, es decir, ha disminuido 41.639 millones en 5 años. La última vez que el gobierno del PP ha recurrido al fondo, ha sido en julio de este año para cubrir el pago puntual de las pensiones contributivas, cuya cantidad ascendía a 8.700 millones de euros.

No es difícil pronosticar que a este ritmo la hucha de las pensiones se agotará, como mucho, en el año 2018. La seguridad social tiene que recurrir a este fondo porque lleva años teniendo déficit. Las políticas de recortes, despidos y precarización de sueldos han provocado una caída de ingresos a la tesorería general de la seguridad social.

Este problema se irá agravando a lo largo de los años, las expectativas de edad de vida de los españoles, cada día, son más longevas y por otro lado las perspectivas en el mundo laboral son más paupérrimas. Mientras tanto nuestros políticos seguirán la hoja de ruta de los que verdaderamente mandan (los capitalistas), haciendo reformas donde siempre pierden los mismos.

Solo si la clase trabajadora se moviliza y lucha, podrá conseguir frenar los ataques del sistema. Debemos pensar que al final todos y todas seremos  pensionistas.