Saltar al contenido

El regreso de la inflación

Hasta principios de 2021, el aumento de los precios al consumo, medido por los organismos gubernamentales, había sido un fenómeno relativamente limitado. La inflación oficial había llegado incluso a niveles cero o incluso negativos en el punto álgido de la crisis sanitaria en la primavera de 2020. Desde principios de 2021, la tendencia se ha invertido y la mayoría de los índices gubernamentales están al alza.

Hasta principios de 2021, el aumento de los precios al consumo, medido por los organismos gubernamentales, había sido un fenómeno relativamente limitado. La inflación oficial había llegado incluso a niveles cero o incluso negativos en el punto álgido de la crisis sanitaria en la primavera de 2020. Desde principios de 2021, la tendencia se ha invertido y la mayoría de los índices gubernamentales están al alza.
Estos índices sólo ofrecen una visión sesgada de los precios de las materias primas. Se basan en una cesta de bienes y servicios cuyos precios se controlan cada mes. Se supone que la composición de esta cesta representa el consumo de los “hogares”. Por lo tanto, es, en el mejor de los casos, una media de lo que consumen los segmentos más ricos y más pobres de la población. En cualquier caso, estos índices son los únicos de los que disponemos. Y su evolución sigue siendo significativa.
En la Unión Europea , por ejemplo, la inflación medida antes de la crisis de 2020 estaba entre el 1 y el 2% anual. Desde abril de 2021, se sitúa por encima del 2% anual, el 2,5% medido en julio. En Francia, las cifras oficiales siguen siendo más bajas, pero la tendencia es también al alza. En Estados Unidos, la inflación osciló en 2018 y 2019 entre el 1,5% y el 3%. Desde abril se sitúa por encima del 4%, estimado en un 5,4% anualizado en julio. Incluso excluyendo los precios de la energía y los alimentos, el aumento es del 3,8%, el más alto desde junio de 1992. Junto con Estados Unidos, muchos países superan el 5%, como Sudáfrica, India y México.
En julio, la inflación en Brasil superó el 9% en el último año, en Turquía el 18% y en Argentina más del 5,1%. Aunque la inflación en estos dos últimos países refleja circunstancias particulares anteriores a 2020, es un hecho que el aumento de los precios al consumo ha sido una característica destacada de la economía capitalista en los últimos meses, otra forma de que las empresas aumenten sus beneficios a costa de sus clientes, especialmente las amplias masas, que no pueden repercutir en nadie el aumento de los precios de los bienes que consumen.

Especulación con productos básicos

La explicación que varios periódicos y comentaristas dan a esta subida de precios se basa en un fenómeno general: la recuperación de la economía se está produciendo de forma desordenada, con múltiples cuellos de botella. Una de ellas es la producción de materias primas, insuficiente para satisfacer la demanda del mercado tras meses de atonía, lo que ha provocado un aumento de los precios. El dedo señala a China, cuyo aparato productivo fue el primero en recuperarse, y que es uno de los principales países demandantes de materias primas. Las empresas que consumen estas materias primas trasladan el aumento de los precios a sus clientes, lo que hace subir los precios de todos los bienes.
Esta explicación es sólo parcial y tiene una orientación política. El caso del petróleo es revelador. El aumento del precio del crudo Brent en el mercado mundial es significativo, pasando de 40 dólares en noviembre a más de 70 dólares en junio. La demanda es ciertamente más fuerte que en 2020, pero todavía está muy por debajo de lo que era a finales de 2019, antes de la crisis. Si los precios suben hoy es porque la oferta, la producción de petróleo, está voluntariamente contenida por los países productores: la producción sigue siendo inferior a la demanda actual, mientras que la capacidad de producción mundial es muy superior a lo que el mercado demandaba en 2019, antes de la crisis. Para los productores saudíes, rusos y estadounidenses, se trata de vender un poco menos, pero mucho más caro, lo que a su vez aumenta el valor de los cientos de millones de barriles almacenados en Estados Unidos y permite superar el umbral por debajo del cual la producción no es rentable en suelo estadounidense.
Esta voluntad de frenar la producción, de controlar su aumento para que se mantenga por debajo de la demanda, fue confirmada el 18 de julio por los 23 países de la OPEP, la Organización de Países Exportadores de Petróleo, que acordaron aumentar la producción de petróleo sólo en 400.000 barriles diarios durante los próximos meses. En cuanto a las compañías de petróleo y gas, tienen todos los medios para trasladar el aumento de precios a los consumidores, y así lo han hecho.
Las estadísticas del Insee en Francia muestran que la subida de los precios de la energía representa la mitad del aumento de los precios al consumo, la gasolina ha alcanzado máximos históricos en los surtidores (+17% en un año) y la tarifa regulada del gas, que había bajado en el momento álgido de la crisis, subió un 10% el 1 de julio, un 5% el 1 de agosto y un 8% el 1 de septiembre, estableciéndose en más de un 15% por encima de la tarifa anterior a la crisis.
El petróleo y el gas no son las únicas materias primas cuyos precios se están disparando. Los precios del hierro, el cobre, el aluminio y algunos metales preciosos también están subiendo, al igual que los productos alimentarios como el trigo, la soja y el maíz, cuyos precios están muy por encima de los niveles récord de los últimos cinco años.
Las primeras víctimas de la subida de los precios de los alimentos son los hogares más pobres, los que gastan una parte sustancial de su presupuesto en alimentos, incluso en los países desarrollados. En segundo lugar, son los países dependientes de las importaciones los que pagarán el precio más alto. Los países del norte de África y de Oriente Medio representan el 4% de la población mundial, pero acaparan el 30% de las compras de trigo en los mercados internacionales.
La desorganización de las cadenas de producción no es simplemente el resultado de la recuperación de la actividad. Es el sello de una economía de mercado, en la que no hay coordinación sino la ley del más fuerte, es decir, la explotación por parte de cada actor de todas las situaciones en las que puede aumentar sus precios y márgenes. Por ejemplo, el precio de los fletes en el transporte internacional también tiene un impacto directo en el precio de muchas mercancías. Aprovechando una situación de monopolio, las empresas de transporte de mercancías también han subido sus precios.
Pero no sólo el desequilibrio entre la oferta y la demanda y las posiciones de monopolio explican estas subidas de precios. Las transacciones se realizan en los mercados financieros. Al igual que tras la crisis de 2009, la especulación se ve alimentada por el dinero que los gobiernos han vertido en el sistema por valor de cientos de miles de millones. Esta especulación hace subir los precios de las materias primas, independientemente de la relación entre la oferta y la demanda reales. Por ejemplo, los productores de algodón tienen una gran cantidad de existencias, pero esto no impide que su precio alcance niveles récord.
Como decía Le Monde el 26 de mayo: “El considerable volumen de liquidez inyectado por los bancos centrales, que sostiene el auge de las materias primas, está desconectando los precios de los fundamentales del mercado, lo que está provocando el aumento de las burbujas financieras”. En esta situación en la que el dinero fluye libremente en los mercados financieros, cada rumor, cada riesgo de sequía, cada escasez profetizada empuja los precios a nuevas subidas.

¿Inicio de un “super ciclo” o preludio de una deflación?

Los ciclos de la economía capitalista, la relación entre la oferta y la demanda, entre la cantidad de bienes producidos y las necesidades, hacen que los precios fluctúen en torno a su valor, alternando entre periodos de descenso, a veces brutal, durante las recesiones, y periodos de aumento, en las fases de recuperación económica. Estas variaciones son el resultado de una economía en la que la producción es anárquica y la utilidad social se mide a posteriori, en el mercado. A estas variaciones se añade la influencia de los trusts y de los monopolios, que tienen la capacidad de dirigir los mercados, de organizar la escasez para subir los precios y de ofrecer verdaderas rentas de posición .
Estos fenómenos, que han acompañado toda la historia de la economía de mercado, se han unido desde la Primera Guerra Mundial a una inestabilidad monetaria que se ha convertido en permanente. La reducción de la cantidad de metales preciosos en la moneda en circulación es probablemente tan antigua como la propia moneda. Pero después de la Primera Guerra Mundial, la manipulación monetaria adquirió nuevas dimensiones.
Para financiar los gastos de guerra y la reconstrucción, los Estados imperialistas imprimieron tanto dinero que tuvieron que desconectar la moneda del oro. La impresión de dinero aumenta la cantidad de dinero en circulación, y ésta tiende a depreciarse, haciendo subir los precios. La cantidad de dinero, así como su valor en relación con las monedas extranjeras, la especulación internacional sobre su precio, el nivel de la deuda estatal y la capacidad o la creencia en la capacidad de los estados para devolverla, son todos parámetros con los que los gobiernos burgueses tienen que contar, y que pueden salirse de control. La hiperinflación de 1923 en Alemania, cuando hubo que ajustar los salarios dos veces al día para tener en cuenta la depreciación de la moneda y la subida de los precios, es uno de los ejemplos más espectaculares.
La crisis de los años 70, como resultado de la saturación del mercado y el colapso del sistema monetario internacional rico en dólares, es otro ejemplo. La inflación de finales de los sesenta, alimentada por los créditos estatales, se disparó a principios de los setenta, impulsada primero por la subida de los precios de las materias primas y luego por las sumas pagadas por los Estados para ayudar a su burguesía a hacer frente a la crisis. Toda la economía se sumió en un estado de inestabilidad permanente.
Hoy en día, aunque se den un cierto número de ingredientes de una burbuja inflacionista, como el endeudamiento masivo del Estado y la especulación, la inflación no es, o no es todavía, la de los años 70 o la de los años 20. Pero, ¿cómo evolucionará la situación? Hay casi tantos puntos de vista contradictorios sobre esta cuestión como economistas burgueses.
Algunos piensan que las subidas de precios, especialmente de las materias primas, serán duraderas. El pasado mes de mayo, los banqueros y corredores de bolsa de materias primas, afirmaron que las inversiones en la transición ecológica y los vehículos eléctricos harían subir durante todo un periodo los precios de las materias primas, arrastrando con ellos los precios industriales. Estos banqueros llegaron a hablar de un “super ciclo”, prediciendo un periodo de subida de precios que duraría más de una década. No son los únicos que creen que la inflación podría durar, o incluso descontrolarse. Lawrence Summers, ex secretario del Tesoro con Bill Clinton, cree que el riesgo para la economía es el sobre calentamiento y una burbuja inflacionaria: los aumentos de precios se alimentarían mutuamente, relevados por lo que él llama una escasez de mano de obra, que provocaría algunos aumentos salariales, y un boom especulativo en el mercado inmobiliario.
Otros expertos en materias primas han rebatido estas predicciones, afirmando que la subida es sólo temporal, una cifra prevista para un año o incluso varios. Asocian la inflación a tensiones temporales relacionadas principalmente con un “reinicio caótico de las cadenas de suministro, que se vieron sometidas a tensiones durante la pandemia y que ahora tienen una gran demanda”. Este razonamiento, como hemos visto, sólo contiene una parte de la verdad. Algunos sostienen que a la subida de los precios de las materias primas le seguirá un descenso de similar magnitud, y con mayores riesgos que en 2015, cuando tras varios años de subida de los precios de las materias primas, la caída de precios había llevado a la economía al borde de la deflación. Dada la plétora de capital disponible, es seguro que si la locura por las materias primas se traduce en una inversión importante, este mercado se saturará rápidamente, como ocurrió entonces.

Política de los bancos centrales

En cualquier caso, la política de los bancos centrales se llevan a cabo en una escala de tiempo más corta. Como uno de sus problemas es evitar cualquier desbocamiento inflacionario, para no tener que enfrentarse a una situación tan caótica como la de los años 70, disponen, al menos en teoría, de algunos medios, no siempre eficaces, para luchar contra la inflación.
Pueden restringir el acceso al crédito subiendo sus tipos de interés, que guían los tipos a los que los bancos y las empresas prestan y piden prestado, y que actualmente están cerca de cero. Esto es lo que ha hecho el Banco Central de Brasil en las últimas semanas. Los bancos centrales también pueden reducir la cantidad de compras de activos, el dinero que dan a las empresas y los bancos a cambio de los valores de los que quieren deshacerse, que es otra forma de crear dinero. Este cambio se está debatiendo ahora en la FED , pero aún está lejos de aplicarse. Por cierto, el objetivo de inflación declarado anteriormente de mantenerla por debajo del 2% ha sido oficialmente enterrado.
Hace un año, en agosto de 2020, la FED anunció que en adelante habría que hablar de la inflación a largo plazo, y los mismos banqueros declararon al mismo tiempo, de la forma más cínica, que eran “conscientes de que el aumento de los precios de los artículos de primera necesidad, como los alimentos, la gasolina o la vivienda, se suma a las cargas que algunas familias, especialmente las más pobres, ya tienen que soportar” .
El mercado de valores acogió con satisfacción estos anuncios, que confirmaban que la época del dinero fácil continuaría. El BCE (Banco Central Europeo) siguió el ejemplo de la FED a principios de julio de 2021. Mientras que hasta entonces se había fijado el objetivo de mantener la inflación por debajo del 2%, este 2% se considera ahora una media, que se tomará a lo largo de un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa que tanto la FED como el BCE han decidido, por el momento, dejar correr la inflación y seguir imprimiendo dinero, para alegría de empresas y bancos.
La política de los bancos centrales de los países ricos es clara. Apuestan a que una explosión inflacionaria no está a la orden del día, y aseguran a los capitalistas la mayor tasa de ganancia para el próximo período, pasando la factura directamente a los trabajadores. A través de la inflación, se produce una transferencia general de renta, pagando las clases trabajadoras, a través de la disminución de su renta real, los costes del mantenimiento de las tasas de beneficio del gran capital.

La escala móvil de salarios

La idea de que los aumentos salariales alimentan la inflación, defendida por Lawrence Summers, y retomada por algunos para declarar inútil cualquier lucha por los salarios, no es nueva. Que los capitalistas, atiborrados de miles de millones, quieran condenar a los trabajadores al mínimo está en el orden de cosas de la lucha de clases.
Marx, en su momento, respondió a este tipo de discurso. Demostró que, en contra de una vieja idea recibida, los valores de las mercancías, sus precios, cuando la oferta y la demanda están en equilibrio, no están determinados por los salarios, sino que “los valores de las mercancías deben regularse, en última instancia, sus precios en el mercado, y esto exclusivamente según la cantidad total de trabajo fijada en ella y no según la división de esta cantidad en trabajo asalariado y no asalariado”, es decir, la división en salarios y plusvalía. Así, “al tener que compartir el capitalista y el obrero sólo este valor limitado, es decir, el valor medido según el trabajo total del obrero, cuanto más reciba uno, menos recibirá el otro, y viceversa”. Llegó a la conclusión de que, aunque sea posible un aumento temporal de los precios, “el aumento general de la tasa de los salarios no conducirá en última instancia más que a una caída general de la tasa de beneficio” .
Por supuesto, las empresas no dejan de intentar compensar la caída de la tasa de ganancia agravando la explotación, tratando de reducir los salarios reales por múltiples medios, aumentando sus precios, dentro de los límites de la competencia, por la productividad, intensificando el ritmo de producción… Todo esto no hace más que demostrar que la relación entre salarios, precios y beneficios descansa en última instancia en la relación de fuerza entre la clase obrera y la burguesía.
La cuestión de los salarios, que ha pasado a un segundo plano por la pandemia, vuelve a estar de actualidad. Las reivindicaciones salariales ya han surgido en algunas empresas, sobre todo en aquellas que han anunciado grandes beneficios mientras bloqueaban los salarios y eliminaban muchas bonificaciones. En esta situación, los revolucionarios deben defender la idea de luchar por el aumento de los salarios, pero también plantear objetivos que, más allá de estos aumentos, desafíen la omnipotencia de los capitalistas.
La escala móvil de salarios, que impone a la patronal que los salarios sigan automáticamente el aumento de los precios, es una necesidad que se deriva de la situación, y que en realidad equivale a cuestionar el poder de la patronal, empezando por el poder de decisión sobre los salarios.
La idea de una escala salarial móvil no es complicada. Pero sólo puede adquirir su verdadero significado en situaciones en las que la clase trabajadora se moviliza en torno a ella. Y no tiene nada que ver con las llamadas escalas salariales móviles establecidas por los Estados burgueses, como en Francia en los años 50 a 70, que se utilizaron para fingir que el Estado estaba haciendo algo ante el colapso del poder adquisitivo de los trabajadores debido a la inflación galopante.
En un periodo de subida de precios, imponer que se mantenga el poder adquisitivo de los trabajadores significa obligar a la burguesía a aumentar los salarios tomando de sus beneficios. Y eso significa desafiar el poder de la clase capitalista sobre la economía. Si los trabajadores consiguen controlar los salarios que la burguesía tiene que pagarles, esto ya es una parte del control de los trabajadores sobre las empresas. Y esto debe llevar a la clase trabajadora a la conciencia de que puede y debe tomar el control de la economía.

Etiquetas: