El PSOE busca un cambio de imagen que ya nadie se cree

Aunque la mona se vista de seda mona se queda. Este refrán resume los intentos del PSOE de cambiar su imagen de servidores de los grandes capitalistas entre la opinión pública. La maniobra quiere ocultar su responsabilidad ante la crisis y la bancarrota de su política ante la política de Zapatero. De hecho Felipe González está, junto a Aznar y otros políticos, en grandes puestos de las multinacionales. Y ha tenido el descaro de pedir bajar los salarios de los trabajadores para aumentar la “productividad”.

En Andalucía este cambio de imagen comenzó con la dimisión de José Antonio Griñán, implicado en el caso de los EREs, y la subida a la presidencia de