El nuevo gobierno de la izquierda comienza… ¡¡¡aplaudiendo a la monarquía!!!

La nueva legislatura ha comenzado. Por vez primera desde la muerte del dictador y de la monarquía parlamentaria, hay un gobierno de coalición entre la izquierda. Miembros de IU y de Podemos, (coaligaos en Unidas Podemos) han pactado ministerios con el PSOE.

Entre sectores progresistas de la población y de la clase obrera se han abierto esperanzas de que este gobierno va a ir cambiando las cosas. El pacto llegó en 24 después de unas elecciones en las que el PSOE y Unidas Podemos habían perdido votos y escaños porque no habían pactado el gobierno.

Sin tener la mayoría absoluta, con el apoyo de ERC y otros nacionalistas podrán sacar adelante la legislatura. Han subido el SMI a 950 €, con rebajas, y subido el IPC a los pensionistas. Se han encontrado con una huelga general en el País Vasco exigiendo trabajo y pensiones dignas y los agricultores empobrecidos por los precios que imponen las grandes superficies e intermediarios, se han manifestado con la compresión del ministro.

La izquierda gubernamental despierta ilusiones… Sin embargo, unos aplausos y Billy el Niño, han avergonzado e indignado a muchos en la izquierda. La actuación de los ministros de Unidas Podemos en el acto “solemne” con los reyes presentes, con un aplauso de 4 minutos a los monarcas, ha desatado la rabia.

¿Cómo es posible que 4 años después, Iglesias y Garzón hayan cambiado tanto? ¿Tanto hace cambiar un ministerio? Si quieres saber como es fulanito…

El caso del torturador Billy el Niño ha sido ahondar más en la herida. Aun rectificando a posteriori, votar con la derecha para que no se publique la hoja de servicios de un policía torturador franquista, irrita el sentido común de cualquiera. Ya se ha empezado a escuchar “son todos iguales”.

No sabemos que dará de sí la legislatura y si se atreverán a hacer algo más que un cambio cosmético. Pero lo que si sabemos es que la desilusión entre los trabajadores dará alas a la extrema derecha, que son los directos representantes de la burguesía.

Paul Lafargue, el introductor del socialismo en España, escribió en 1899: Un ministerio (de un gobierno) se forma por acuerdo entre sus miembros, se hacen concesiones mutuas entre sí y se comprometen a apoyarse mutuamente dentro de los límites de un plan acordado. Un socialista, sin embargo, solo puede entrar en un ministerio dejando su socialismo en la puerta, introduciendo de contrabando, sólo las reformas más inofensivas para el orden capitalista; y por otro lado, se compromete moralmente, en la realidad práctica, a defender las medidas más necesarias para mantener la explotación capitalista.” (…)

Tan pronto como el Partido Socialista deja de ser un partido de oposición irreductible, deja el campo de la lucha de clases para convertirse en un partido parlamentario: su papel revolucionario ha terminado.”

La clase trabajadora solo puede confiar en sus propias fuerzas y en su lucha. Quien tiene el gobierno no tiene el poder, pues en el capitalismo son los grandes banqueros y capitalistas – el Ibex 35-, quienes realmente lo tienen.

Y sabemos desde la Primera Internacional “que la emancipación de la clase obrera debe ser obra de los obreros mismos; que la lucha por la emancipación de la clase obrera no es una lucha por privilegios y monopolios de clase, sino por el establecimiento  de derechos y deberes iguales y por la abolición de todo privilegio de clase.”