EEUU: la población de Texas víctima de los capitalistas de la energía

Intensa ola de frío de las regiones polares ha caído a mediados de febrero sobre una gran parte del territorio estadounidense. Texas, el estado más austral, ha sufrido las consecuencias más desastrosas, mucho más que las zonas donde hace mucho más frío, ubicadas entre Canadá y Texas.
Cinco millones de personas privadas de electricidad, por lo tanto de calefacción en pleno invierno, catorce millones sin agua, porque las tuberías se han congelado y han estallado. Al menos 50 texanos han muerto de frío, envenenamiento por monóxido de carbono mientras intentaban calentarse o al no poder funcionar las máquinas de diálisis u oxígeno.
Este es el precio que paga la población de Texas por la gestión capitalista de las redes energéticas, en esta región del país más rico del mundo, que también produce gas e hidrocarburos. En Texas, la energía se compra y vende desde la década de los 90 en un mercado donde decenas de empresas compiten por producir electricidad, transportarla y, sobre todo, venderla y distribuirla a los hogares. La clave para estas empresas, para ganar clientes sobre sus competidores y generar un margen de beneficio, es reducir costes. Se ahorra en la calidad de la infraestructura. El aislamiento para las líneas de gas natural, que se instala automáticamente en el norte de Estados Unidos, no se instala en Texas. El parón de las centrales eléctricas por efecto de la congelación del combustible, la reducción de la energía eléctrica disponible en el estado en un 40%, ha sido la causa principal de los cortes energía que han dejado áreas enteras sin calefacción durante días. Las empresas propietarias de las centrales eléctricas nunca han querido inmovilizar capital almacenando combustible cerca de las localidades.
Sin embargo, esta no es la primera vez que Texas sufre una ola de frío. En 2011, una provocó cortes de energía en más de tres millones de habitantes. Las autoridades texanas recomendaron entonces, pero no impusieron, invertir en infraestructura capaz de funcionar en inviernos severos. Los capitalistas del sector ni hicieron nada, ni se vieron obligados a hacerlo.
De hecho, el Estado de Texas ha establecido un “Consejo de Confiabilidad Eléctrica” (Ercot). Pero esta organización está dotada de escasos poderes y sus líderes consideran que su deber es asegurar la rentabilidad del mercado eléctrico para una minoría, más que el suministro eléctrico en todas las temporadas para todos. Ercot ha multiplicado los informes tranquilizadores y falsos sobre el estado de la red eléctrica de Texas. Unos días antes del desastre, la reunión de sus líderes dedicó solo cuarenta segundos a evocar la ola de frío, para minimizar las probables consecuencias.
Por lo tanto, Ercot es ahora el blanco de todas las críticas, incluso de los políticos texanos que no son todos muy brillantes. Así, desde la primera nevada, el senador Ted Cruz recomendó a la población quedarse en casa, mientras él y su familia volaban para pasar unas vacaciones en un hotel de lujo bajo el sol de Cancún, México …
En realidad, las autoridades texanas, republicanos y demócratas unidos, han optado por favorecer en lo posible a los capitalistas energéticos locales, que son los verdaderos responsables de la falta de inversión y el sufrimiento actual. Para apartar a los clientes de sus competidores, las empresas ofrecían contratos de precio variable, alegando que las personas ahorrarían dinero. Sin embargo, cuando las centrales eléctricas se han detenido y se acabó la electricidad, su precio se ha disparado. Los suscriptores, por lo tanto, se han visto afectados por las facturas de sus proveedores buitres de varios miles de dólares por día.
La red de distribución de electricidad de Texas fue diseñada para no estar interconectada con las dos redes principales que se extienden por el este y el oeste de los Estados Unidos, a fin de proteger a las empresas locales de la regulación federal. Cuando las plantas de energía de Texas han cerrado, ha sido casi imposible importar energía del resto del país para evitar apagones masivos. Por el contrario, en El Paso, ubicado en el extremo oeste de Texas y que forma parte de la red federal, solo tres mil residentes tuvieron su corte de luz durante cinco minutos como máximo.
Actualmente, millones de residentes de Texas tienen que averiguar cómo obtener agua mineral embotellada o cómo hervir el agua para que sea potable. Incluso comer y beber ya no es obvio en este rico estado donde los capitalistas y su devastadora competencia imperan.

Traducido de the-spark.net

Etiquetas: