EE.UU.: Los trabajadores crearon la riqueza, ¡recuperémosla de los beneficios empresariales!

Los salarios de los trabajadores están subiendo -¡o eso dicen los noticiarios! También dicen -léase- que los empresarios se ven obligados a subir los sueldos sólo para atraer a los trabajadores a cubrir los puestos clave.
¡Qué risa!
No hay escasez de mano de obra. Hay muchos trabajadores para hacer el trabajo. El problema es que los empresarios organizan el trabajo para servir a sus propios intereses. Incluso antes de la pandemia, los empresarios tenían la política de no cubrir los puestos vacantes. Les resultaba mucho más barato y rentable obligar a su plantilla actual a trabajar más tiempo y más duro en lugar de contratar a un trabajador más.
Ahora, supuestamente, hay una recuperación económica, y están haciendo lo mismo. Las condiciones de trabajo son tan malas, que los trabajadores se ven obligados a jubilarse anticipadamente o a renunciar porque están enfermos, lesionados o “quemados”. O bien, dejan su trabajo por necesidad para cuidar a alguien que está enfermo, o para cuidar a sus hijos, que no están en la escuela o en el preescolar.
Repetimos: no hay escasez de mano de obra. Los empresarios simplemente recortan la mano de obra hasta el tuétano.
Todos esos trabajadores esenciales que abandonaron sus puestos de trabajo causaron terribles trastornos. Pero las empresas aprovecharon esos trastornos para subir los precios. Hicieron subir los precios de las necesidades básicas, como la comida, la energía, el alquiler y los seguros. Los precios de los coches han subido tanto en el último año, ¡que ni se les ocurra comprar un coche nuevo o usado!
Esos aumentos de precios fueron directamente a las cuentas bancarias de estas empresas, aumentando aún más sus beneficios. El año pasado, los beneficios corporativos después de impuestos alcanzaron un máximo histórico como porcentaje de la economía. Eso significa que las empresas aumentaron sus beneficios reduciendo el nivel de vida de la clase trabajadora, en medio de una pandemia.
Por lo tanto, no nos digan que los salarios están subiendo: nuestros ingresos están bajando. Si se tiene en cuenta la inflación, los salarios reales de los trabajadores bajaron el año pasado. Eso es según las estadísticas oficiales del gobierno. Es exactamente lo contrario de lo que informan las noticias.
Para que los trabajadores reviertan el descenso de los salarios reales y de su nivel de vida, van a tener que tomar el dinero de los beneficios de las empresas. Es decir, tomarlo de las empresas que nos robaron el dinero en primer lugar.
La clase trabajadora tiene el poder de hacerlo. Después de todo, la pandemia dejó muy claro lo mucho que la sociedad depende de los trabajadores “esenciales”, es decir, del vasto ejército de trabajadores que proporcionan servicios esenciales y producen los bienes de los que la sociedad depende cada día.
El hecho de ser esenciales confiere a esos trabajadores un gran poder cuando deciden luchar. El año pasado, algunos trabajadores hicieron exactamente eso. Los trabajadores de algunas grandes empresas, como John Deere, Frito Lay, Nabisco, Kellogg’s, así como de algunas empresas sanitarias, mineras y panaderías industriales, se pusieron en huelga. No podían soportar más los turnos “suicidas”, los bajos salarios, las pésimas prestaciones y las horribles condiciones de trabajo.
Sintieron que no tenían otra opción que luchar. De hecho, millones de trabajadores más están descubriendo que tampoco tienen otra opción. Es en esas luchas donde los trabajadores pueden empezar a asegurarse de proteger sus intereses.

Traducido de the-spark.net

Etiquetas: