Despidos judiciales

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, INE, los asuntos de despidos a trabajadores y trabajadoras resueltos en los Juzgados de lo Social siguen aumentando. Desde el año 2011 hasta el segundo semestre del 2016 fueron resueltas via judicial 1.958,883 sentencias, solo en la primera mitad del 2016 fueron  197,637.

En el año 2011 las sentencias desfavorables hacia los trabajadores despedidos fue de 57.908, la cifra siguió sumando en 2012 a 58.675, en 2013 a 54.347, en 2014 a 55.769, en 2015 a 59.598 y hasta junio del 2016 a 34.825. Es decir 321.122 trabajadores despedidos sin derecho a  nada.

Las reformas laborales del gobierno socialista de Zapatero en el 2010, (donde sus tres ejes principales eran el abaratamiento del despido, la posibilidad del despido procedente si el empresario prevé perdidas y la posibilidad de acuerdo entre empresario y trabajador para no acogerse al convenio colectivo) y la del gobierno del PP en el 2012 en la que además de endurecer la anterior, recoge puntos que facilitan los depidos colectivos, (no hará falta la autorización de la administración para aplicar ERE), y que han permitido que los empresarios puedan despedir a los trabajadores prácticamente gratis.

La idea de la justicia neutral en la sociedad capitalista es absurda, en una sociedad de clases, donde la oligarquía mantenga el poder de la propiedad privada de los medios de producción y el arma del despido a los trabajadores, no habrá justicia real. Al capitalista le interesa que hay obreros parados, para él los trabajadores no son más que otra mercancía, cuanto más oferta menos valor. La competencia entre los mismos trabajadores para vender su mercancía, que no es otra que su mano de obra, se hace cada vez más encarnizada.

Si el gobierno de España quisiera hacer justicia de verdad, debería hacer una nueva reforma laboral que PROHIBIERA LOS DESPIDOS y que su función fuera social, en beneficio de la mayoría : la clase trabajadora.