CUANDO LAS BARBAS DE TU VECINO VEAS CORTAR…, PON LAS TUYAS A REMOJAR

     A diario nos enteramos que compañeros nuestros, aunque quizás de diferentes empresas, pero con los que nos cruzamos todos los días,  sufren abusos por parte del empresario, pérdida de derechos, bajos sueldos y despidos.

     A los demás, aunque pensemos que en nuestras empresas estamos “más o menos bien”, solo nos quedan dos opciones: o nos vamos preparando para sufrir sus mismas condiciones, o apoyamos enérgicamente a los compañeros que sufren. No lo olvidéis, si hoy defendemos a los que nos necesitan, mañana seremos más fuertes, y con esto simplemente, nos defendemos a nosotros mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.