Con el pacto de gobierno de Sánchez e Iglesias, exijamos nuestras reivindicaciones

En menos de 48 horas Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han firmado un pacto de gobierno de coalición entre las dos organizaciones políticas que permitirá a Pablo Iglesias ser vicepresidente del futuro gobierno. La rapidez con la cual se ha hecho el pacto ha sorprendido a todos. Y ha indignado a otros muchos que han visto la desfachatez de Sánchez y, en menor medida de Iglesias, de estar seis meses mareando la perdiz del gobierno de coalición para después convocar nuevas elecciones y llegar ahora a un acuerdo en pocas horas. Las declaraciones en la pasada campaña de Pedro Sánchez diciendo que no dormiría tranquilo con un gobierno con Podemos ha recorrido como un reguero de pólvora los medios y redes de comunicación.

A buenas horas mangas verdes dice el refrán. “¿Es que no podrían haberlo hecho antes y ahorrarnos el gasto de estas nuevas elecciones, perdiendo votos y diputados y encumbrando a la extrema derecha en el parlamento?”. Es la pregunta de las conversaciones del café de la mañana en los centros de trabajo. Y es que con estas prácticas y maniobras electoralistas, el desprestigio de los socialistas y también de Podemos, va en aumento entre las clases populares y medios de izquierda.

Ahora sólo ese pacto, que no son más que generalidades, abre nuevas expectativas en la gente y se confía que se concreten medidas en favor de las clases trabajadoras y populares.

A pesar de ello, no se puede vivir instalados en la espera de que resuelvan los problemas de la precariedad, el paro, los recortes públicos, la vivienda etc. Hasta ahora solo las luchas por nuestros derechos han dado resultado y no la maniobras politiqueras para conseguir un puñado más de votos. Y nunca mejor momento que éste, ahora que vamos a tener gobierno “progresista”, para exigir nuestras reivindicaciones.