¿Cómo se dice… “comunismo”?

Estudiando los idiomas de determinadas poblaciones en el norte de Malasia, un equipo de lingüistas suecos ha descubierto uno nuevo.

Ese idioma es el reflejo de la sociedad en la que se formó. La diferencia entre los sexos apenas existe, no hay palabras para decir “violencia”, “propiedad”, “ley”, “tribunal”… Tampoco hay verbos equivalentes a “robar”, “comprar”, o “vender”. En cambio, tienen un vocabulario muy extendido para expresar las múltiples maneras de compartir e intercambiar.

Aquel pueblo, o mejor dicho la parte de aquel pueblo que practica ese idioma, todavía tiene rasgos lingüísticos de la comunidad primitiva, el comunismo de los primeros tiempos de la humanidad. Esa forma de sociedad, que duró centenas de miles de años y dio lugar a los primeros logros de nuestra especie, tales como el control del fuego, fue superada por otras organizaciones sociales, con la aparición del Estado y de la propiedad privada, posibilitada hace unos miles de años por los avances de la productividad. Desde entonces la opresión, el robo, la explotación, la violencia y la mentira se han introducido entre las relaciones humanas, y también las palabras para expresarlo.

Cabe esperar que las 260 personas que siguen practicando ese bello idioma de sus antepasados lo mantengan vivo mucho tiempo. ¡Así quizás pueda servir en una sociedad desembarazada ya de la ley del dinero!

Comments are closed.