Coca-cola al margen de las leyes

cocacola_protestCoca-Cola no realiza actividad alguna en la planta de Fuenlabrada. A pesar de las sentencias judiciales y de las promesas hechas a la inspección de Trabajo, nada funciona, sólo hay paredes, techo y retales de otras fábricas. A los trabajadores les tienen moviendo cajas y botellas vacías. ¿Es el estadio previo a la relocalización?

Después de más de un año de lucha en la calle y en los tribunales, Coca-Cola Iberian Partners reabrió la planta embotelladora en Fuenlabrada, a la que ha realizado mejoras y medidas para convertirla en centro logístico. Anunció a 85 trabajadores su reincorporación ya que realizarán funciones similares a las de antes del ERE.

El ERE fue anulado por la Audiencia Nacional, aun así, el embotellador único de Coca-Cola en España dio por cerrado el ERE al llegar a un acuerdo con un total de 423 trabajadores. Así se han logrado ‘ventajosos acuerdos’ de no incorporación con 303 y con otros 120 de manera individual. Los 135 trabajadores restantes afectados, que realizaban labores de producción y que ahora se ocuparían en distintas funciones en el centro logístico, deberían esperar a que se resuelvan los recursos presentados en la Audiencia Nacional.

Desde entonces la empresa no ha hecho nada por acatar la sentencia, muy al contrario, la actividad industrial está paralizada, los trabajadores en la planta, acosados. El departamento de I+D+I (línea de investigación), la gran promesa de inversión realizada a la Inspección de Trabajo, no tiene actividad, tampoco son viables los trabajos que podrían realizarse, según los técnicos. Tampoco funciona el departamento de recambios que tenía que abastecer a las fábricas de toda España; este continúa parado y con los mismos recambios que hace tres años en el inicio del conflicto.

La lucha que mantuvieron los trabajadores de la planta de Coca-Cola en Fuenlabrada no debería caer en saco roto. Aunque la ley dé la razón a los trabajadores, su cumplimiento por los empresarios es escaso o nulo en la mayoría de los casos. Para poder ganar y poner las cosas en su sitio los trabajadores tenemos que unirnos, como otras experiencias ya han demostrado. La lucha obrera es el camino y la única forma de doblegar la dictadura de la patronal, que cuando se ha llevado a cabo ha demostrado ser más efectiva que las leyes o juzgados.

¡Viva la lucha de la clase obrera!