¡Basta de represión contra la clase trabajadora en lucha!

Hasta al fecha, se han realizado 81 expedientes judiciales y administrativos que afectan unos 300 trabajadores y trabajadoras, unos con sanciones y otros a los que se les piden penas mínimas de 3 años y un día. Entre ellos 8 trabajadores de Airbús, 2 en Granada y 4 en Galicia, de ellos 2 condenados a cárcel. Es el recurso de meter miedo a los que luchan. Pero es también el síntoma del miedo que tienen ellos y toda la burguesía a las movilizaciones. Y en especial a los huelguistas.

Desde la última huelga general y los conflictos sociales provocados por los ataques continuos del gobierno a la población trabajadora y a los servicios públicos se intenta desde el Estado criminalizar las libertades públicas del derecho de huelga, manifestación y expresión.

El gobierno ha empezado fuerte atacando a personas que formaron parte de los piquetes de huelga. Penas de prisión por extender la huelga, informar o impedir que los esquiroles la rompan a favor de la patronal. Con la criminalización de los escraches, las multas y sanciones a los compañeros del SAT, la prohibición de manifestaciones de todo tipo en especial con la coronación, y de la represión de la marcha a Madrid del 22M, las penas de cárcel a los huelguistas es un paso más en la mordaza que el Estado quiere atar a la lucha obrera. Es el recurso de meter miedo a los que luchan. Pero es también el síntoma del miedo que tienen ellos y toda la burguesía a las movilizaciones. Y en especial a los huelguistas. Saben que el trabajo es la base del funcionamiento de la sociedad y los trabajadores los sujetos activos. Si todos golpeamos juntos el Estado, la burguesía es incapaz de mantenerse.

Por todo ello tenemos que mantener la lucha es la única manera de protegernos de los ataques de la patronal y su gobierno. En conclusión: ¡a este ritmo necesitaríamos 20 años para crear 4 millones de empleos!