¡Abajo la reforma laboral! ¡No a los recortes sociales y salariales!

Hay que negarse a reformar la Reforma Laboral; ¡hay que exigir su total derogación!

Sabemos que CCOO y UGT, los principales convocantes de la pasada huelga y las manifestaciones, buscan negociar la Reforma Laboral. Y sus dirigentes buscan el papel de interlocutores sociales. Hasta hace poco los pactos y reformas acordados sólo han servido para elevar la precariedad, bajar los salarios y perder derechos, eso sí, lentamente y no a lo bestia como con la actual Reforma. Por ello ahora hay que reaccionar todos juntos a pesar de nuestras diferencias, pues todos estamos contra la Reforma. Pero sabemos también que tenemos que estar preparados para el momento que negocien, para romper y llamar a la movilización a todos los trabajadores de todos los sindicatos.

La Huelga General del 29 de marzo ha sido todo un éxito.

En efecto, millones de trabajadores salieron a la calle para expresar su ira contra la Reforma Laboral. El mundo del trabajo ha respondido masivamente al llamamiento de huelga y a las manifestaciones en todo el país.
La industria y la construcción paró en su totalidad, así como en los transportes. El seguimiento menos masivo se dio en el pequeño comercio debido a la situación de desprotección de muchos de sus trabajadores en precario y sometidos a la presión de la amenaza del despido por la patronal. El éxito de la huelga fue rotundo y su confirmación estuvo en las manifestaciones. El mismo gobierno cifró en 800.000 personas los asistentes a las manifestaciones; en realidad fueron millones en toda España. Este éxito permite seguir con las movilizaciones. Sabemos que tirar abajo la Reforma Laboral necesitará más movilizaciones y huelgas. Pero está claro que los trabajadores no podemos bajar la guardia. Ahora después de las manifestaciones del 1º de Mayo, hay que volver a decir no a los ataques del gobierno.