8 de marzo, día internacional de la mujer trabajadora

Fue en Copenhague, en marzo de 1910, cuándo los militantes de la II Internacional Socialista – cuando todavía los socialistas eran revolucionarios- en nombre de las mujeres miembros de partidos socialistas del mundo entero, decidieron organizar un día internacional de las mujeres. Así cada 8 de Marzo las mujeres se manifiestan por todo el mundo para defender sus derechos.

A mitad del siglo XIX muchos pensaban que el lugar de la mujer era la casa. Para los comunistas, sin embargo, la emancipación de las mujeres dependía de su independencia económica y, por consiguiente, de su acceso al trabajo asalariado. El hecho de que la clase obrera no pudiera luchar sin las mujeres, aún menos vencer, se volvió una evidencia para la mayor parte de los obreros organizados.

Evidentemente, todavía hoy, la emancipación de las mujeres está lejos de conseguirse a pesar del trayecto realizado. Los prejuicios machistas, la discriminación en el trabajo, la violencia y crímenes contra las mujeres y la esclavitud doméstica existen aún, incluso en los países desarrollados.

Por poner solo un ejemplo, un reciente informe de la UGT, informa de que la brecha salarial entre hombres y mujeres en España se sitúa en casi el 24%, la más alta de los últimos cinco años. Una mujer en España para cobrar una pensión de la misma cuantía que un hombre necesita trabajar once años y medio más, esto medido en un trabajo de igual valor.

Y si hablamos de la violencia contra las mujeres en España, el 2014 se cerró con el asesinato de 59 mujeres y en lo que llevamos de 2015, ya van 6. En innumerables países, a menudo las mujeres están obligadas a taparse con el velo, son golpeadas, cortadas, quemadas, encerradas, violadas, casadas a la fuerza.

Muchas mujeres no se someten a esto, como lo muestran las que se manifiestan por las cuatro esquinas del mundo.

Por ello, el 8 de marzo es una ocasión de mostrar nuestra solidaridad con todas estas mujeres que siguen luchando por todas partes.

¡Viva la lucha de la mujer trabajadora!