25 años de la constitución en sindicato de CCOO – Introducción

Este año se cumple el 25 aniversario del primer congreso tolerado que se realizó en Barcelona en el cual se determinó la conversión en sindicato de la organización que durante la dictadura de Franco consiguió aglutinar la vanguardia antifranquista de la clase trabajadora y fue la expresión de la reconstrucción del movimiento obrero después de la hecatombe de la derrota en la guerra civil. Algunos meses antes se había realizado el primer congreso de la UGT en Madrid, después de la guerra. Un año más tarde en abril de 1977 el gobierno Suárez legalizó las organizaciones sindicales pudiéndose organizar en semilibertad el primer 1º de Mayo después de la muerte del dictador.

Entre los diversos actos realizados por el sindicato hay que destacar la recepción que el gobierno autonómico de Madrid del PP realizó en la capital, por la significación que tiene el reconocimiento, por la derecha, de los servicios prestados del sindicato a la patronal. Alberto Ruíz-Gallardón, presidente de la Comunidad de Madrid y miembro destacado del PP, invitó a una recepción a la dirigencia del sindicato y en su discurso destacó el papel llevado a cabo por el sindicato en la “democracia” y hasta Javier Arenas expresó su agradecimiento por los pactos de la Reforma Laboral de 1997, hechos en su etapa de ministro de Trabajo y el actual sobre pensiones y no dejó de loar a Antonio Gutiérrez, firmante de la reforma. Es lógico que el PP se alegre por el nuevo estado de colaboración de clases que impera después de la firma por CCOO del pacto de pensiones, que significa bajar un escalón más en las deterioradas condiciones de trabajo de la clase obrera, abriendo la posibilidad de trabajar compatibilizando la pensión de jubilación con el trabajo activo.

En los actos y los medios de comunicación se han destacado el carácter negociador y “moderno” del sindicato que colabora con el Estado para “mejorar” las condiciones de los trabajadores. También se ha recordado la aportación a la “conquista” de las libertades públicas y los esfuerzos hechos por los sindicalistas para conseguir la democracia. En Sevilla el Ayuntamiento realizó un acto, con la inauguración de una placa conmemorativa, en la calle Morerías, sede del sindicato franquista del ramo del metal donde CCOO realizaba en la ilegalidad su trabajo sindical.

La historia de CCOO cubre una etapa del movimiento obrero español desde los años sesenta donde nació y pervive en la actualidad como sindicato negociador intermediario entre los trabajadores, la patronal y el Estado, con un estatuto reconocido legalmente y una financiación del Estado que le permite vivir agradecido. Como expresión genuina de los trabajadores españoles, en sus inicios Comisiones fue un mosaico de claros y obscuros acontecimientos en su lucha para la mejora de las condiciones obreras. En su historia se han dado las luchas heroicas contra la dictadura, la abnegación de miles de militantes y la colaboración de sus dirigentes con la patronal y los gobiernos que han permitido recuperar los beneficios, abaratando la mano de obra y el empleo.

Las alabanzas a su papel en la llegada a la “democracia”, realizadas por todos los sectores del poder y los socialistas, no son casualidades. Son el fruto del abandono de la lucha por la clase obrera. Es por esto útil repasar la evolución de este sindicato que nos permita apreciar las luces y las sombras de su trayectoria y que, más allá de las interesadas alabanzas del poder, explica su papel actual como un sindicato integrado, como los demás, en el Estado.


25 años de la constitución en sindicato de CCOO, noviembre de 2001

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.